Compartir
10 tips para ir a votar sin perder el glamour / Por Friega Jóder

10 tips para ir a votar sin perder el glamour / Por Friega Jóder

foto

Welcome people, es hora de ir a cumplir con el odioso trámite de votar por nuestros alcaldes. Sí, para alcaldes y no para los integrantes de la Cámara de los Comunes o de los Lores, ni para el gobernante del condado. ¡Para alcaldes! (se me desbalancea la glucosa, perdonen). Esto pasa porque no somos una monarquía y no hay realeza de histórica prosapia y pedigree que gobierne. Qué se le va a hacer, nacimos en el Perú, nuestra gran casa de campo y hay que hacer el esfuerzo. Por eso, para gente como nosotras, de sangre azul, pómulos rosados, piel de porcelana cara y cabello que canta con el viento, he redactado estos diez tips para ir a votar este domingo, sin perder las buenas formas y sin la necesidad de contratar a una actriz inglesa para que haga de tu doble:

  1. Prepara tu ropa un día antes. Think about it, mañana irás a votar probablemente a un colegio nacional, así que debes tener en cuenta que te rozarás con gente de todo tipo. Y como sabemos que la antropología no es lo tuyo, tienes que ser consciente que saldrás sí o sí contaminada. Por eso, trata de llevar un atuendo no tan caro porque tienes que quemarlo o donarlo a la gente que vive en los alrededores de Lima (digamos, Lince o Barranco). Un conjunto Prada del mes pasado o un Hugo Boss de hace dos meses sería lo ideal. En cuanto a la cartera, si bien tiene que ser Chanel, lleva una que ya pasó de moda, la “Diamond forever”. Los zapatos, ya sabes, usa un par de Stuart Weitzman y ya está. Trata de llevar un accesorio para el cabello, digamos un sombrero de fieltro o los de nutria bebé. Ahora sí, my darling, estás lista para ir a conocer un poco del folklore peruano.
  1. Lleva alcohol. Si bien es cierto que los perfumes como Baccarat pueden servir a veces como desinfectante, te recomiendo que lleves alcohol puro. Sí, sé que suena oh my god, pero es la recomendación de mi médico Suizo. Lo debes usar cuando termines de votar porque, imagina, los miembros de mesa tomarán tu DNI luego de coger otros DNI de otras personas. ¿Te imaginas? La cantidad de gérmenes que debe pulular por tu nombre o huella digital debe ser impresionante, por eso el alcohol. Otra medida puede ser el uso de guantes quirúrgicos, pero no hace juego con la vestimenta y además se ve muy American Horror Story.
  1. Que tu empleada haga cola por ti. My sweet lady, piensa en esto: ¡Tú haciendo cola! ¡Por Felipe V! ¿Alguien como nosotras haciendo cola? ¿Te imaginas las cámaras, los flashes y la gente curiosa? No, no, no. Por eso, manda a tu ama de llaves a que por favor haga cola y te avise cuando esté a punto de entrar. Se trata de que tú llegues, bajes del auto, pises la alfombra (¿por qué hay alfombra, no?) y votes, nada más. Evita mirar a los ojos a la gente, ponte tus gafas Dolce and Gabbana y ya. Eso sí, asegúrate que tu empleada también vaya a votar porque, ya sabes, ellas también son peruanas y votan en provincias como San Juan de Lurigancho, Chaclacayo, o regiones de Los Olivos (antropólogos, corrijan si me equivoco, por favor).
  1. Lleva tu propio bolígrafo personalizado. Si vas a ejercer ese derecho que más parece obligación, que sea con elegancia, con garbo, con glamour. No uses ese horrible lapicero Faber Castell o Pilot que te dan en la mesa de votación. Recuerda que no estamos en Europa del Oeste, aquí te darán papel y no pergamino, lapicero y no pluma. Aquí te hacen marcar la cédula, firmar en la lista de votantes y no un cheque. Lo entiendo, I know, es horrible usar el mismo pen que acaba de infestar gente que probablemente no se ha lavado las manos en las últimas dos horas. Por eso, lleva tu bolígrafo personalizado de Florentino Tibaldi o un Heaven Gold Pen by Anita Tan. ¡Tus manos te lo agradecerán!
  1. Sé humana con los miembros de mesa, pero no tanto. Por si no lo sabías, los miembros de mesa no son pagados y tampoco trabajan en alguna empresa de tu esposo. Ellos son obligados a estar todo el día en ese lugar y les dan a las justas para comer. Por eso, trata de darles algo para comer, pero be careful please, no les vayas a dar el caviar que desayunaste ayer. Solo dale cien euros a cada uno y diles que pidan, no sé, pollo a la brasa (solo de mencionar esa comida se me estremece hasta el botón de mi blusa Prada). Estoy segura que cien euros les alcanzará para un bocadillo, es que tampoco sé de contabilidad. Para eso le pago al contador de la École Supérieure des Sciences Commerciales d’Angers , para que vea mis deudas.
  1. No uses el Lamborghini, solo el Mercedes. Para ir a votar, contrata antes un par de limosinas para que te escolten. Y maneja tú misma, para que no digan que eres decimonónica y que te gusta que hagan todo por ti. Sé sofisticada, pero cierra bien las lunas polarizadas, siempre hay mucho voyeur suelto por ahí. Luego de votar, vende el Mercedes o regálalo a tu jardinero. No es bueno para tu imagen que siempre proyectas que alguien te vea dos veces con el mismo carro.
  1. Lleva tu propio fondo musical. Cuando vayas a votar, habrá bullicio y tumulto y todas esas impertinencias que te ensordecerán. Por eso, lo que mejor que se puede hacer, es llevar tu propio fondo musical. Sí, contrata a un trío de la Filarmónica de Viena para que toque, digamos, rapsodias húngaras, mientras caminas hacia la mesa de votación. Para regresar al auto, puede ser el vals del primer acto de ‘Le villi’, de Puccini. Luego sube al carro y haz que los músicos te despidan tocando Good bye my queen, de Bramss.
  1. No vayas con unas copas de más. Sé que si bien eres una dama, una queen, una heredera del Perú como terreno, sigues siendo tan pícara como yo. Sé que un día antes quebrantaste la Ley Seca y estuviste with many crowns. Por eso, trata de no tomar demasiado, solo prueba un poquitín de Belle Epoque de Perrier o algún otro champagne suave. Ya sabes, nosotras no tomamos para estar ebrias, sino para degustar y hacer que nuestra temperatura esté acondicionada al momento del cortejo, o bebemos solo cuando brindamos por algún logro en la vida, como la subida de nuestras acciones en la Bolsa de Valores de Alemania, o cuando una best friend se compromete con alguien que vale la pena.
  1. Lleva a Mario Testino. ¿Para qué? Bueno, te cuento que votar se está convirtiendo en un acto de moda, porque, ya sabes, juntar lo folklórico con lo nice es la nueva tendencia. Así que necesitas registrarlo para que lo publiquen en la sección Sociales de los periódicos europeos, para que te vean tus primas las Prado del Monte y Matorras. Y quién mejor que Testino para captar tu alma en una inmortal imagen. Seguro Mario ya tiene una agenda recargada, pero dile que lo llamas de parte mía y accederá, no te preocupes. Él me debe varios favores. ¿Quién crees que le presentó a la Reina de Inglaterra?
  1. Vota por Madeleine. Como yo, sé que vives en El Olivar de San Isidro y sé que te tocará votar en ese centro precorreccional Alfonso Ugarte, está de más decirte que debes votar por Madeleine. Ella aseguró que tapará todo lo feo con parques japoneses con lo último de la tecnología y hará lo posible para que el Congreso apruebe una norma que nos permita comprar Lince y Miraflores para ya no limitar con ellos. Además, Madeleine también votará ahí. Lo mejor entonces, será organizarnos luego, para celebrar por adelantado el triunfo de la queen. Yo propongo, por ahora, Florencia o Irlanda del Norte, dicen que han llegado cocineros traídos de Tailandia para que preparen carne de Noruega, habrá que probar.

Bueno mis reinas, eso es todo por ahora. Ya están advertidas. Vayan seguras de sí mismas y regias como siempre. Ya luego me cuentan cómo les fue, please. Con amor, Friega, su mentora por siempre.

Facebook Comments

2 de Comentariosen este Artículo

  1. Shir Cipriani

    Demasiada exageración para mi gusto. No le encuentro gracia.

    Responder
  2. Oe, por qué rajas de mi chaba ah? ¬¬
    xD

    Responder

Dejar un Comentario