Compartir
5 súper tips para marchar contra el indulto a las 6pm

5 súper tips para marchar contra el indulto a las 6pm

Por Friega Jóder.- Dado que mi última columna de opinión ha sido un éxito rotundo entre la muchachada que da por sentado que la prueba Pisa es un concurso de comida auspiciado por Antica, me siento más entusiasmada que Cecilia-Bracamonte-en-el-Brisas-viendo-la-Danza-de-las-Tijeras para escribir una nueva columna, esta vez con tips para asistir, como quien no quiere la cosa, a esa marcha antifujimorista contra el indulto a Alberto Fujimori que vienen organizando un puñado de mugrosos 30-years -old rojetes que se juran los Chés Guevara del nuevo milenio perucho.

Primero, I shall explain my motivations: o sea, NI CAGANDO estoy en contra del indulto al mejor presidente que ha tenido el Perú después de Mariano Ignacio Prado. Nuestlo honolable japonés —porque chino no es, ¡no confundan sushi con min pao, por favor!— nos salvó de la desparampampíngule económica en que nos metió el marrano ladrón y también erradicó el terrorismo —y aquí no me vengan con que el GEIN esto y con que la Comisión de la Verdad lo otro, ¡métanse sus posverdades por el pospoto!—, dejándonos un país pacificado y socialmente presentable. Y conste que yo apoyé a Marito en su campaña de los 90’s en todo lo que necesitaba… solo no pude darle masajes tántricos porque no somos consanguíneos y ya saben que nuestro Nobel es endogámico. Pero anyway, al César lo que es suyo y a Alberto Fujimori hay que reconocerle tanto sus goals (La Cantuta, Barrios Altos, el Grupo Colina, el cafecito con Gorriti, etc.) como sus mistakes (¡cómo se te ocurre firmar el Convenio 169 de la OIT, pues injertito de mi alma!).

Yo en realidad marcho porque la cholitranca de la Martha Chávez me ha pedido que me infiltre caleta entre los asistentes y les fotografíe los cacharros para ficharlos porque, según me dijo, nuestro sacrosanto fujimontesinismo tiene proyectada la remodelación para el año 2021 del Estadio Nacional basada en la experiencia del Chile de Pinochet y bueno, algo me explicó ella sobre rellenar las paredes con cadáveres, pero eso no viene al caso ahora. En fin, que como estaré metida entre la muchedumbre antikeiko, y de hecho tú también —porque en esto de fichar terrucos, todos/as ponemos el hombro— voy a compartir contigo algunas recomendaciones que yo misma implementaré en mi paso por esta manifestación proterruca.

Ah, cierto. Antes de darte los tips, te dejo el mapa del recorrido. Los chicos guapos y endemoniadamente machistoides de esta página dicen que estarán desde las   4 de la tarde regalando llaveros que yo solventé, pero como son peruanos y por sus venas corre más sangre inca que española, fácil que empiezan a las 6:00pm, y encima más curdas que Rolando Reátegui un día laboral cualquiera. Ahora, si quieres reglarlos bien reglados, puedes ir desde las 4 de la tarde a “ayudarlos” a pintar sus pancartas y todas esas choladas que le gusta al populórum. Así los chequeas y hasta les puedes invitar “un cafecito” (como a Gorriti).

Recorrido de la marcha

Ahora sí, los tips:

Tip N° 1. ¡No cholees!

Recuerda: tienes que pasar desapercibida y eso vale tanto para tu identidad como para tu clase social. Así que si te cruzas con el Curwen ese, por poner un ejemplo al azar, por favor que no se te salga un “¡Eleuterio, tráeme el BMW y estaciónalo en el portón trasero, que me voy a tomar un Macallan Imperiale M Decanter con Martha Meier Miró Quesada en el Country Club!”. Sí, vas a ver harto Eleuterio por todas partes, pero por favor reprime esa pulsión carljungiana de ser tú misma. Yo sé que es difícil, tal como me lo comentó en vida Blanca Varela cuando se le amotinó la servidumbre una tarde; y si ella que era sensible tuvo ese dilema, imagínate una que de poeta no tiene ni la teta.

Tip N° 2. Sé friendly con el enemigo.

Mira, en serio te digo que los NAK están más desorganizados que militantes de Tierra y Libertad planificando una kermesse profondos el nuevo terno de Marco Arana. Pero bueno, si no puedes evitar interactuar con los NAK, alábalos y diles que su marcha está bien bonita, que cómo no van a convocar a más de 100 mil personas, que gracias a ellos perdió Keiko y que qué lástima lo de Verónika Mendoza —acto seguido aclaras que no estás hablando de su matrimonio sino de que no haya pasado a segunda vuelta—. Te diría que agregues algún elogio a Mariátegui —el abuelo, of course— pero how can I explain you que si crees que ellos tienen línea política, entonces también créeme que yo soy virgen de la fosa nasal derecha.

Tip N° 3. Cuida tus objetos personales.

No lleves tarjetas de crédito ni alhajas ni ropa muy cara, que a mí me han dicho que los de Deslengua2 son choros y los de El Panfleto, bueno… ellos son San Marquinos, y ambos estarán en la marcha. ¡Ojo que estamos hablando de gente que cogotea al rector de su universidad para no pagar unos míseros sesenta soles semestrales! ¡SE-MES-TRA-LES! ¡Ah, pero para chupar en el Bar de Ciro no se andan con remilgos! Patricia del Río, prima lejana mía —iba a decir “hermana mía”, pero desde que apoyas a tu hermana en sus alegatos contranatura, de lejitos nomás—, no sabes cómo me solidarizo contigo por la opinión vertida. Me la sacaste de la boca, como Bill Clinton a Mónica Lewinski.  En fin, volviendo al tip, te recomiendo llevar tu M-26 TASER y al primer marrón con olor a almizcle zombie ¡ZÁS!, le disparas y huyes de la escena del crimen. No lo pienses, no preguntes, no respires más de lo necesario; ¡dispara y huye!

Tip N°4. El disfraz para pasar piola.

Aquí hay una cuestión cuasi hermenéutica. Por lo menos en mi caso: soy rubia natural y lo más caleta que puedo quedar con mi peluca castaña es como la terruca irlandesa de The Crying Game, o sea bien femme fatal, y como los chicos de la Red NAK son pipilépticos y usan Twitter —es decir, son vírgenes—, desapercibida no paso ni cagando. Podría embetunarme la cara y hacerme la permanente, pero mi anatomía caucásica no incluye caderas, how can I explain you, y además esto de las identidades étnicas esencializadas tiene muy sensible a la gente. Así que, en fin, te recomiendo que vayas na-tu-ral. Mira que Katherina D’Onofrio la hizo linda en su papel de exmartaca —pese a que sus diálogos eran una mierda— y es pelirroja. Si eres rubio/a, podrías pasar como estudiante socialconfuso de la U de Lima. Y si, como yo, ya estás entradito/a en años y alguien te mira torcido, le guiñas un ojo y te haces el/la que estás buscando brichero. Nunca falla, total estarán en el Centro de Lima…

Tip N° 5. Toma tus fotos con naturalidad.

Sí, para el fichaje/reglaje, que es para lo que vas a ir. Mi primer consejo sería, y no es que tenga un stearing con el skin colour de los manifestantes brownies, decía que mi primer consejo sería que hagas el balance de blanco de tu cámara en el portón más marrón de la Catedral de Lima, de paso que le pides a Monseñor Cipriani una bendición para tu sacrificada misión. Digo lo del balance de blanco porque si no, las fotos te van a salir como los selfies de Morgan Freeman en la baticueva. Ya en la marcha, a la que por supuesto no vas a llevar tu Hasselblad H4D 200MS sino apenas tu muy humilde Leica S2-P, te haces la turista o la periodista gráfica (esto último, en caso de que no seas rubia ni regia, de que peses 120 kilos y tengas el pelo y el cutis peor que los de Indira Huilca) y empiezas a disparar a discreción. Ojo que el objetivo es registrar la mayor cantidad de caras posibles, especialmente de los cabecillas, pero si por ahí te sale una foto artística de la Plaza San Martín (que es el punto de concentración, a las 4 de la tarde, no te olvides), tú tómala nomás, que te vendrá genial para que cuando revises tu memory card el total de fotos no parezca el estudio eugenésico del pabellón 11-B del Penal de Lurigancho.

Disclaimer: Querido Ministro de Cultura Salvador del Solar: Tú que me estás leyendo debido a que de seguro ya te pasaron el link a mi columna diciendo que soy una vieja racista que necesita que le baldeen urgentemente el pasadizo con harto detergente, if you know what I mean. Déjame decirte que soy un personaje ficticio que parodia a las señoras de mi clase y que por eso soy como soy y escribo lo que escribo. También déjame decirte que quien me da vida chambeó como vestuarista en “El bien esquivo” porque era practicante de comunicaciones, y te cosió el fundillo de los pantalones mientras los tenías puestos (y de paso te toqueteaba el paquete sin que te des cuenta). Bueno… eso. ¡Ah! Y dile a tu hermano Amador que no volví a buscarlo después de su matrimonio en 2001 porque yo soy una mujer de principios y respeto la familia natural, aunque eso no quiera decir que mientras me baño no me acuerde de él y de nuestras encerronas cuando él aún tenía un CUERPAZO porque era parte de la selección de remo del Regatas… bueno, lo dejo ahí que necesito un vaso con agua helada…

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!