Compartir
7 razones para SÍ cederle el asiento a un hombre

7 razones para SÍ cederle el asiento a un hombre

Ante la avalancha de protestas por oportunidades de equidad entre hombres y mujeres, de las cuales estamos de acuerdo, nos vemos en la obligación moral y porque nuestras enamoradas y novias nos lo han pedido (obligado), decíamos, nos vemos en la obligación moral de dar nuestro aporte al respecto.

1. Los hombres son unos inútiles: Sí señores y señoras, los hombres no sabemos hacer nada, toooodo nos sale mal, metemos la pata siempre (no es coincidencia que la mayoría de políticos y todos los choferes de la Orión sean hombres). Así que necesitamos el asiento, no sean conchudas, solo porque ustedes son súper eficientes no van a ganarse el derecho de descansar el poto.

2. Los hombres se cansan, pobrecitos: Piedad, eso pedimos, piedad en el cielo y en la combi, piedad para nuestros agotados cuerpos, hemos salido tempranito a trabajar para tener billete a la hora de la chanchita chelera, hemos estado parados todo el día cuidando la entrada del Coney Park o jalando gente para el restaurante de la tía Choclita en La Molina, hemos tenido que caminar 24 cuadras para ganar recorrido y no nos cobren S/1:20 sino 1 sol, ya pues, estamos muy agotados.

3. Los hombres también se enferman y tienen necesidades: ¿Acaso somos inmuneresistentes? ¿Acaso no tenemos resacas? ¿Piensas que tener 37,2 de fiebre no nos va a llevar a la muerte? No seas insensible, mujer sin sentimientos, nosotros los varones, también sufrimos de fiebre, a nosotros también nos pica la espalda y necesitamos el respaldar del asiento para rascarnos, y, sobre todo, tenemos necesidades ¿o crees que solo tú vas al baño?

4. El hombre es obligado a pagar el pasaje de su acompañante, su mamá y el primo con el que sale sin que te enteres: Si eres lornaza, pagas los pasajes, le compras el caramelo con leche de gallina viuda que vende Naranjita, el payaso prontuariado, por lo menos, debes tener el derecho a sentarte, te gastas el vuelto del pan en pagar el asiento y encima tienes que ir parado, la vida no es justa, lo sabemos, pero una cosa es que sea injusta y otra es que seas tan cojudo. Reacciona.

5. No hay que malacostumbrar a las mujeres: La historia de las revoluciones están marcadas por la violencia que estas generaron, crear el caos para acabar con él y restituir el orden, las mujeres deben ganarse el derecho al asiento en un gran movimiento sociocultaral, nosotros los hombre las apoyamos, ellas deben tomar las armas, los machetes, los cuchillos, los palos y los mandos del PS4, que salgan a las calles y maten a todos los hombres, que metan bombas, disparen y asesinen, estamos dispuestos a morir sin oponer resistencia porque somos muy caballeros.

6. El mundo las va a aplaudir: Si eres mujer y le das el asiento a un hombre se verá tan bien en tu CV que te van a contratar en la UNICEF. Cede el asiento a un hombre, haz patria.

7. Tendrás motivo para meter preso a un hombre: Si vas en un bus y le donas el asiento a un caballero, nadie te va a decir nada si después lo acusas de machista, porque claro, él no debió haber aceptado, seguro que al aceptar pretende algo más, ahí está, ya te miró raro, oh, te sonrió y obvio que no en agradecimiento, está coqueteando contigo, eso es inadmisible, eso es acoso y está penado, a la cárcel, ese maldito hombre merece ir a la cárcel y que lo apuñalen con cortauñas hasta morir.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!