Compartir
Abrirán Comisión de la Verdad para crímenes de Dios a lo largo de la historia

Abrirán Comisión de la Verdad para crímenes de Dios a lo largo de la historia

Un grupo de caviares integrantes de una ONG caviar para dar trabajo a caviares presentó una denuncia contra Dios por presuntos genocidios ante el Juez Especializado en Delitos de Lesa Humanidad, abogado aprista Aquiles Condono, quien aceptó la denuncia ya que “estaba muy bien sustentada”.

La denuncia contra el creador se debe a los genocidios registrados en la Biblia. Los casos son “Gran Diluvio”, “Sodoma y Gomorra”, “La matanza de los primogénitos en Egipto”, “El becerro de oro”, “La masacre de Jericó”, “Dios como testigo en la matanza de Sansón”, “El asesinato del ángel a 185 mil soldados”, entre otras matanzas de los enemigos de Israel que bien Dios pudo haber evitado. En estos últimos Dios es juzgado como cómplice directo.

El aproximado de muertes en las que Dios tiene culpa directa suma más de 24 millones de personas, entre soldados, niños, mujeres y ancianos. Las muertes fueron violentas. En algunos casos usó agua para ahogar a sus víctimas, en otras usó fuego para calcinarlas, en otras usó un ángel cono una espada, en otras simplemente usó plagas sangrientas o mató niños apenas nacían.

Al respecto, no hay todavía una declaración oficial de Dios, ni siquiera a través de las redes sociales; sin embargo, el cardenal ha anunciado que ya contrataron a un abogado especializado, se trata nada menos que de César Nagazaki, el también defensor del expresidente Alberto Fujimori y Magaly Medina. De ser culpable, Dios puede ser condenado a cadena perpetua. Sin embargo, debido a su inmortalidad, los caviares denunciantes han propuesto un cambio de legislación, ya que las actuales leyes favorecen al padre de Jesús, quien también denunció a su padre por haberlo convertido en ser humano y haner dejado que lo crucifiquen cuando pudo haberlo salvado. Cualquier novedad les estaremos informando.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!