Compartir
Biografía no contada de Phillips Butters, te encantalá

Biografía no contada de Phillips Butters, te encantalá

En Trujillo, en la sala de un hospital, a las 9 y 43 nació Edward Phillip Butters Rivadeneira, es el otoño del 67, el orgullo de su papá por ser varón, no fue criado como los demás, estudió en el colegio Santa María Marianistas y desde ahí se computaba el buleador de sus amiguitos, a quienes les paraba quitando su pan con mermelada.

De chiquito le gustaba imitar a los monos y jugar con una metralleta, fijación que hasta ahora le dura y se puede comprobar fácilmente al escuchar o ver alguno de sus programas. Como decíamos, el mono con metralleta era muy afín a los juegos bruscos hasta que un buen día le quisieron pegar y, ¿adivinan qué pasó? Sí, se fue corriendo a llorar donde su mamá. Así pues, cada vez que se portaba como idiota, es decir, siempre, lo retaban a la mecha y luego se hacía el tercio.

En la secundaria nadie lo escogía para jugar pelota así que se sentaba a un costadito y se ponía a narrar y comentar los partidos de sus compañeros, obviamente metiéndoles maleta, pero ser discriminado le sirvió para que, ya de grande, lo contraten en la televisión, jodiéndonos la vida. Ante su fracaso futbolero intentó incursionar en las carreras porque se paraba corriendo, pero también le fue mal debido a que nunca tuvo las metas claras.

Cuenta él mismo que cuando tenía 20 años un amigo le bajó el short en la playa (100% la true, no fake, la rili) y se quedó calato, ninguna mujer volteó a mirarlo y desde ahí las odia. Ya después conoció a su esposa, solo a ella la ama, ah, y a Keiko, pero a nadie más, para él todas son regalonas, fáciles, putas, culisueltas, casquivanas y el único lugar que deben ocupar es la cocina, menos Keiko, a ella la quiere en el Palacio de Gobierno.

Estudió administración de empresas en la Universidad de Lima y ejerció por algunos años hasta que, como ya dijimos, lo llamaron a la tele a que hable de fútbol, raje de los jugadores y diga que nunca íbamos a volver a un mundial (jojolete), además de mostrar su xenofobia rajando feo de los chilenos, llamando cocodrilos a los ecuatorianos, brutos a los bolivianos y muchas otras porquerías más.

A pesar de volverse periodista deportivo nunca ocultó su amor por Universitario de Deportes y es por eso que ahora está asustado porque Alianza Lima está puntero y casi casi va a romper la maldición de no campeonar por 10 años.

En el 2011 agredió físicamente al actor Carlos Carlín en una panadería, sucede que Carlín quería comprar mermelada pero Mantequilla no lo dejaba porque la mermelada es de su propiedad siempre, tooooda la mermelada es de él y… ah no, no fue por eso, fue porque Gonzalo Torres dijo que se quería chapar a Carlín en la puerta de la casa de Butters luego que éste dijera que agarraría a patadas a las lesbianas que se besen frente a él, la bronca no sabemos quién la ganó pero es probable que Phillips haya salido corriendo (y eso que Carlín no asusta ni a su gato).

Este año, luego de participar en la marcha “Con Mis Hijos No Te Metas” hizo uso de la palabra y le pidió encarecidamente a Keiko que bote a PPK y a Marilú Martens (quien era Ministra de Educación en ese momento) pero la hija del reo Fujimori cumplió a medias y solo botó a la ministra porque se está guardando el veto a PPK para después de la llegada del Papa a Perú. Cabe destacar que luego de su participación en el estrado, declaró ante la prensa que Martens debería llevar a sus hijas a que tengan orgías con los hijos de PPK, iuk.

A finales de febrero del año en curso, Felipe Mantequilla fue despedido de Radio Capital por agredir verbalmente al periodista René Gastelumendi y mentarle la querida madre mientras se corría de la mecha (otra vez), la gente reaccionó feo y lo botaron, pero por las puras fue porque al toque lo contrataron en Exitosa y posteriormente en Willax, y ya pues, ahí sigue hablando cojudeces.

Hace poquísimo, se pronunció sobre el caso de la menor voleibolista fallecida en un departamento miraflorino afirmando que la chica juntó todas las figuritas para ser asesinada porque se fue de juerga y luego a un bulín (literalmente citado), declaraciones que lo pintan como lo que es, el mismo idiota mono con metralleta de toda la vida.

Phillips Butters, lamentablemente sigue teniendo micrófono abierto para repetir sus torpezas, lamentablemente también tiene un gran número de seguidores que idolatran y aplauden sus rochosas defensas a Alan García, Luis Castañeda, Luis Cipriani y Keiko Fujimori, también lo veneran cada vez que muestra su misoginia, racismo, homofobia, xenofobia y clasismo y por eso lo mantienen en los medios y, claro, porque tiene auspiciadores de peso como Farenet, cuyo dueño es nada más y nada menos que el esposo de Cecilia Me Hice Millonaria Como Mesera Chacón.

Seguiremos biografizando.

Facebook Comments

About these ads

1 Comentarioen este Artículo

  1. Así es, vote por Toledo, Humala y Villaran. Y lo hice buscando algo diferente, de haber sabido que eran igual de corruptos que Keiko y Alan, no lo hubiera hecho; ¿pero sabes cual es la diferencia? Que tu, aún sabiendo lo corrupto que es el fujimorismo, seguro votaste por F. P. Ahora vemos que todos están -de alguna u otra manera- implicados. En estas elecciones municipales yo votaré viciando, ¿tú por quién votaras?

    Responder

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!