Compartir
Cipriani asegura que el calor de Lima es un entrenamiento para el infierno

Cipriani asegura que el calor de Lima es un entrenamiento para el infierno

(Agencia Testa). El cardenal de Lima y sumo pontífice del estado peruano y la Universidad Católica, Luis Cipriani, en su omilía de los domingos que ofreció este último sábado, declaró, frente a todos los feligreses, feligresas y feligresitos, que el calor que está haciendo en la capital no es otra cosa que el entrenamiento al que nos somete Dios para cuando vayamos a quemarnos al infierno por impuros.

“Queridos pobres y tristes pecadores, Dios es tan bueno y responsable con la humanidad que está haciendo una sesión de entrenamiento para el momento en que cada uno de ustedes, sin excepción, arda en el infierno, oren por el señor y dejen de defender los derechos humanos porque son una cojudez”, dijo el gran amo y señor de los santos cielos de la misericordia del señor, mientras se rascaba la entrepierna y se olía los dedos.

Como se sabe, Senamhi pronosticó 25 grados centígrados como temperatura promedio pero una vez más se equivocó y la realidad muestra 30 grados con sensación de sauna en el Metropolitano, es por eso que los limeños han recurrido a estrategias para refrescarse como no ponerse ropa interior, o, en su defecto, cargar la ropa interior con hielo y no secarse después de bañarse porque el acto del secado hace sudar.

Sin embargo, cualquiera de los ejercicios refrescantes mencionados anteriormente son en vano y hasta contradictorios, ya que, como dijo el oráculo de los tiempos venideros de la salvación según San Juan, el Cardenal Cipriani, lo que hay que hacer es irse acostumbrando y hornearse de vez en cuando, tomar más el tren eléctrico y aplastarse contra la gordita del Metropolitano.

Por: Cocacolazo

Facebook Comments

About these ads

2 de Comentariosen este Artículo

  1. bueno gente entonces a entrenar para q la puedan resistir ! ya saben en entrenamiento hace al maestro ! jajjaajal

    Responder
  2. Los discursos de Cipriani intentando ser serio son más graciosos que este artículo que intenta dársela de payaso.

    Responder

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!