Compartir
Cloacas de Lima exigen disculpas públicas de Ollanta Humala

Cloacas de Lima exigen disculpas públicas de Ollanta Humala

BBC de Londres.- Las Cloacas de Lima se reunieron anoche en una sesión extraordinaria en su cloaca central para determinar las medidas a tomar respecto al insulto que fue proferido por el propio Presidente de la República, Ollanta Humala. Después de 3 intensas horas de alaridos, gritos de “justicia” y escenas de dolor por parte de las cloacas, su secretario general Kakov Mojonovich tomó la palabra con profunda indignación. “Nosotros hemos estado presentes en cada momento histórico de las familias de Lima, sabemos la calidad y la cantidad que dejan cada una de ellas después de empujarse una frejolada. Nosotros, las cloacas unidas, no permitiremos que Cosito diga que el fujimorismo ha nacido en nuestra sede, no somos tan asquerosos, exigimos que se nos desagravie porque somos dignos, estamos orgullosos de nuestra función y merecemos respeto”, dijo Kakov mientras su portátil de roedores arengaba “Kakov dignidad, Kakov dignidad”

“Todos en el mundo tenemos una función que cumplir, no es buen ni malo ser una cloaca, servimos a la sociedad pero no a la suciedad. Por eso, hoy, en este momento histórico y revolucionario, donde las cloacas unidas en un solo sentimiento nos apersonamos en este local central, hemos venido desde los confines subterráneos de esta Metrópoli, estamos bien enterados de la coyuntura política nacional y de los poderes ocultos que entrañan desde tiempos de la Colonia. ¡Basta ya de insultos! ¡Basta ya de vincularnos con los fujimoristas! ¡NOSOTRAS LAS CLOACAS UNIDAS Y CON EL USO DE LA RAZÓN, SIEMPRE HEMOS SIDO APRISTAS DE CORAZÓN!”, exclamó Kakov Mojonovich mientras que el público se desmayaba de la emoción, otros gritaban “Alan vuelve”, y colapsó el sistema de desagüe de la ciudad. Su gran secreto por fin queda al descubierto.

SEDAPAL está trabajando para solucionar este problema. Seguiremos informando.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!