Compartir
Cómo disminuir el deseo sexual en los jóvenes, por el sexólogo Dr. K

Cómo disminuir el deseo sexual en los jóvenes, por el sexólogo Dr. K

Tu especialista Checkchual

Paseando por las calles de Los Olivos me dieron ganas de cortarme los rulos, así que entré al Spa Gym Muneika a paso raudo. Mientras esperaba a la especialista, la grácil dependienta de unos 19 años bien cumplidos, se acercó muy comedida, me entregó el último ejemplar de Deslengua2 de Reader’s Digest y me preguntó con un mohín de timidez algo que la traía asustada hace buen tiempo:

-Disculpe Doctor K, hace tiempo que tengo una intriga que me carcome por dentro, no me atrevería a molestarlo sino fuera porque un  problema grave tengo con mi novio, conociendo su buen talante, me atrevo a preguntarle, si no sería posible oiga usted, hacer que a mi enamorado no se le pare.

Sorprendido y aturdido me quedé, casi hecho una pieza, antes, preguntas al respecto me habían hecho, pero todas eran justamente con el fin contrario. Sin embargo al segundo caí en la cuenta: la señorita quería ir más despacio que su mancebo en cuestiones y riesgos de la vida; planes muy cautos por cierto, pero el atrevido doncel no paraba de insistir tanto, que, a cada beso y abrazo que le daba, entre mil promesas todas vanas, una cosa grande ella notaba, que se veía en la disyuntiva de elegir, o su novio esperaba o bien, ella pronto lo dejaba.

Difícil respuesta le conseguí, pues si bien practicar lo que más a hombres y mujeres deleita en este  mundo, es parte de la naturaleza humana, no hay mal en ello si uno está seguro, pero seguro es que no encontraremos bien en ellos si se interpone la duda. Ella casi tenía la respuesta, había obrado con prudencia, trataba de informarse, preguntaba y le aconsejé leer, si es que no lo había hecho, los libros del doctor Kinsey y los de Masters y Johnson, autoridades sin duda, de los que aprendí mi ciencia.

La duda puede hacer traumática la experiencia. Y finalmente,  queridas chicas, si todavía no se sienten listas, que un novio exacerbado no sea impedimento para conservar entero el himeneo; pueden hacerlo practicar equitación en Mamacona, distraerlo un rato presentándolo a los padres, bajarle la autoestima llevándolo a mirar el Perú en la Libertadores, hacerle acordar sus falsas expectativas con Claudio Pizarro, convencerlo a postular a un CAS ya dirigido, hacerle comer pollo con cortisona, pero solo existe remedio si está sano para que a tu enamorado de 20 años no se le pare, y este tratamiento está compuesto de un brebaje llamado Aceite Primoroso que lo encuentras en cualquier farmacia de Limalandia,  haz que se lo beba todo, ya sea en la sopa, en un caldo o en la gaseosa, asegúrate eso sí después del experimento de guardar el frasquito, porque es muy importante que para que no se le pasen los efectos, que el desdichado siempre lo lleve sellando la salida natural del hombre por donde salen ya procesados los alimentos.

Facebook Comments

Advertisements

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!