Compartir
Como a Greysi: Expulsarán a oso Paddington del país por ilegal

Como a Greysi: Expulsarán a oso Paddington del país por ilegal

Minutos antes de ser intervenido. Se mostraba lindo y apachurrable
Minutos antes de ser intervenido. Se mostraba lindo y apachurrable

Había causado ternura, pero todo fue un engaño para quedarse en el país. El popular oso Paddington arribó al Perú hace pocas horas, llamando la atención y haciéndose querer por su suave y tierno pelaje, pero todo había sido una triquiñuela para que Migraciones no se dé cuenta de sus sucias y vergonzosas intenciones: quería quedarse en nuestro país de manera ilegal.

Resulta de Paddington es popular en Inglaterra porque es un personaje de cuentos para niños. Varias generaciones han vivido con sus aventuras, pero la crisis económica en Europa lo ha obligado a regresar al Perú. Sí, Paddington es peruano, pero no figura en el registro del RENIEC ya que se fue del país simulando su muerte y se quedó de manera ilegal en Inglaterra para ganarse la vida como vendedor ambulante disfrazado.

Antes de irse del país, Paddington vendía chicles, cigarrillos y caramelos compre caserito por favor en el Jirón de la Unión, pero las deudas debido a su vida libertina, lo forzó a tomar la decisión de fingir su muerte en el incendio de una casona del Callao y fugar del Perú con documentación falsa. Aunque al principio fue difícil permanecer en Europa, pronto se hizo conocido gracias a unos escritores que encontraron en él a un personaje candoroso y lleno de amor, aunque en el fondo deseaba una vida de violencia, drogas, sexo y rock & roll.

Llegó a tener una vida “decente”; sin embargo, el mal camino lo llamó siempre y gastó todo lo que había ganado (por los derechos de autor de su personaje) en una casa del centro de Londres, pero no terminó de pagar porque los niños ya no leían sus cuentos debido al fenómeno de Harry Potter. Pronto lo embargaron y volvió a su vida de ambulante de día y lavaplatos de noche. Alternando además con trabajos de repartidor de pizzas y wachimán en burdeles de la periferia.

Paddington no pudo más y decidió regresar al Perú. Además, según contó un amigo suyo, extrañaba los “choritos a la chalaca” y el “arroz con pollo de su vieja”. Pronto, se contactó con unos amigos, hizo maletas y apareció de manera intempestiva en el aeropuerto Jorge Chávez, lugar donde la prensa lo recibió con los brazos abiertos. Pero no contó con la pericia de nuestro Ministro del Interior, Daniel Urresti, quien sabía de su prontuario y lo intervino de inmediato.

Urresti le sembró 30 pacos de marihuana, 800 Olé Olé de Winter y lana de vicuña que “presuntamente era para rellenarse y ser todavía más tierno y dócil como uno unicornio bebé con el fin de distraer a las autoridades”. Así que, luego de posar irresistible para las cámaras, Paddington fue detenido y llevado a la comisaría de Carmen de la Legua.

Según fuentes cercanas, los delitos de Paddington en el Perú, como un incendio provocado y el problema con sus deudores ya fueron olvidados, pero aún se mantiene su condición de ilegal y pronto será expulsado del país como la ex de Edwin Sierra, la popular Greysi.

“Paddington piensa casarse con Susana, una osa de anteojos del Parque de las Leyendas, así lo ha repetido varias veces mientras lo abrazábamos”, señaló uno de los reos que lo acompañaron en la carceleta de la comisaría chalaca. Al respecto, Urresti señaló que el matrimonio arreglado no prosperaría porque ya se tienen pruebas de sus intentos ilegales y pronto será echado por la puerta falsa nuestro territorio. “Nosotros queremos gente que aporte al país, no queremos ilegales parásitos”, indicó el ministro.

Especialistas en temas migratorios, señalan que si Paddington es echado del país, no podrá volver a Inglaterra porque allá ya saben de su pasado y de su falsa documentación, por lo que es incierto su futuro. Por lo pronto, Paddington aprovecha para verse lindo y esperar a que algún país se apiade de él y le ofrezca una vida digna, aunque sea en un zoológico.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!