Compartir
Contralor afirma que los 90 autos de lujo que compró fueron de la colección de El Comercio

Contralor afirma que los 90 autos de lujo que compró fueron de la colección de El Comercio

Agencia RunRun. El Contralor General de la República del Perú y balnearios serranos con lluvia ácida de la selva occidental, Egar Alarcón, fue ampayado por Cuarto Poder y le sacó todos y cada uno de los 90 autos de lujo que ha comprado y vendido como parte de un cachuelo familiar que tenía con sus hijos menores de edad y otros sin dinero alguno en la billetera pero con algunos fajos que les sonreían desde el bolsillo del papá.

En declaraciones exclusivas para Deslengua2, el mismísimo contralor nos llamó y nos recontramentó la madre. Luego le devolvimos la madre, perdón, la llamada y ya un poco más calmado nos contó que desde hace tiempo el diario El Comercio viene sacando coleccionables en miniatura de autos de lujo y que él los ha comprado todos porque a sus hijos les encanta y qué más puede hacer por ellos si ni siquiera los ve por su incansable trabajo buscando comprar auditores.

Algunos malpensados como tú, han esgrimido la teoría de que el contralor es una marioneta de Fuerza Popular, que es la muñeca inflable de Becerril, que es la chancleta chusca de Tubino, que es la mesa de cantina de Aramayo, en fin, que es un pelele y pusilánime servidor y operador naranja para Keiko y que lo han tenido ahí para que no investigue la compra de canastones navideños, computadoras menos avanzadas que calculadoras y turrones para que se los coma el Señor de Los Milagros, a cambio de blindarle sus pendejadas y sacadas de vuelta al Estado.

Cabe destacar que el contralor está impedido de hacer negocios, tener empresas, lucrar con carros o hacer de su familia sus testaferros, socios, compinches y miembros de su banda delincuencial, así dice la ley, pero Alarcón se limpia el poto todos los días con ellas. Ah, resulta que ninguno de esos carritos comprados fue declarado en su Declaración Jurada, pasándose por los contrahuevos el pago de impuestos. Ya, chau.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!