Compartir

Cumplió su sueño: Testigo de Jehová dejó la religión y puso fábrica de puertas

Conmoción y alivio ha causado la historia de Javier Inocencio, un ex Testigo de Jehová que dejó sus creencias para dedicarse a lo que más amaba: las puertas. Resulta que los últimos 15 años se la pasó tocando puertas de miles de vecinos de Lima para hablarles sobre la palabra de Dios, pero con los años descubrió su verdadera vocación, a diferencia de sus compañeros que lo han mirado como Flanders mira a Homero Simpson cuando este toma cerveza en calzoncillos.

En su recorrido por varios distritos, Javier Inocencio llegó a la carpintería del “Cholo” Manuel, un inmigrante de Cajamarca, quien cansado de que toquen su puerta para que “vaya por el camino de Dios” y deje las chelas, mujeres y olvide los sábados en El Huaralino, le propuso a Javier regalarle una puerta, o si quería “yo mismo te enseño a fabricar puertas”.

Javier pensó que se trataba de una prueba de paciencia (no se percató que era sarcasmo, joda, cacha) y decidió tomar las clases de carpintería. De pronto, a los 6 meses de paciencia, se dio cuenta de que era diestro en el arte de la ebanistería y tomó la decisión de su vida.

“Descubrí que estamos en el mundo para un propósito. Yo estoy para fabricar puertas. Eso es todo. ¿Va a comprar?”, nos dijo Javier, olvidando los Atalayas y Despertares que antes obsequiaba a cambio de dos horas de charla en tu puerta, sin irse, o sin que le importe que se te quemen los frejoles o termine un partido de fútbol.

Javier tiene una tienda en casa. Pronto inaugurará una sucursal y hasta tiene tienda en internet. Su socio, el “Cholo” Manuel nos invitó una chela y nos dijo que podíamos acompañarlo este sábado en El Huaralino, donde se presenta Eusebia Martínez, la “Janis Joplin del folklore”. Seguiremos informando.

Facebook Comments

About these ads

1 Comentarioen este Artículo

  1. José Adrián González

    ustedes se tragaron el cuento que deja de ser testigo para hacer puertas jajajajaajajajaaaaaajajajajajajajaa. Mandense otra que esta buenisimo jajajajaja

    Responder

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!