Compartir
Director de revista Nexos: “La gente Debe aprender a tomarse las cosas menos en serio”

Director de revista Nexos: “La gente Debe aprender a tomarse las cosas menos en serio”

Cañete no solo es conocido por su gastronomía felina, tampoco solo por Lunahuaná y los cientos de casi ahogados que dejan los deportes de aventura, no. Ahora Cañete también está destacando por ser un emporio editorial (ok, está bien, tampoco es para tanto) pero en esas tierras morenas se puede encontrar la revista ‘Nexos’, una apuesta diferente a la escasa oferta de lectura que nos presenta la tierra sureña. Conversamos con Rodrigo Luyo, director, diagramador, redactor, jefe creativo, personal de limpieza, conserje y guachimán de la revista.

Del 1 al 10, la revista debe estar en 2.5, pese a que ya tiene casi cinco años. No hemos dado un paso gigantesco pero estamos dentro del proceso que nosotros mismos hemos creado, nos dice un modesto Rodrigo. En sus planes estuvo esperar todos estos años para darle a la revista fuerza, carácter y un espíritu propio y se siente bien encaminado.

Al preguntarle sobre qué tipo de lectura ofrece su revista,  nos contesta que Nexos es un loco calato. Nació como una revista publicitaria pero desde siempre  decidimos darle valor agregado, traducido esto en el contenido de lectura porque las otras revistas eran de full publicidad y, como los periódicos pasados, terminaban secando la pichi del gato. Yo no quería que esto sucediera con Nexos. Hemos tenido varias etapas (comercial, política, turística, etc.) y siempre fuimos vanguardistas. Nosotros aparecimos dos semanas antes del Día de la Madre y en vez de tocar el clásico tema de ‘Feliz Día Mamá’ sacamos un reporte sobre los síntomas horribles de la gestación. Esa edición se tituló “¿La dulce espera?” y nadie se esperaba algo como eso. Nosotros creemos que si vas a hacer algo diferente debes hacerlo en todo sentido”.

¿No es una contradicción darle de leer a la gente cuando la gente no lee?

Nosotros hicimos un estudio de campo y efectivamente, la gente en Cañete no lee como se quisiera.

Ni a nosotros nos leen y eso que es virtual y gratis

Tuvimos una disyuntiva al respecto y era un riesgo, pero no queríamos presentar más de lo mismo y eso pesó. El tema pasa por una cuestión de costumbre; la gente poco a poco comenzará a leer y esto sucede también en la televisión: si tú le das al público algo diferente a lo que hay, finalmente se va a acostumbrar. Y fíjate, en nuestro caso tanto ha pegado la propuesta de Nexos que ahora todas las revistas publicitarias de Cañete tienen contenido no publicitario. Ya nadie se imagina una revista llena de puros anuncios.

¿Qué pesa más, el tema editorial o el negocio? No creo que sean tan perversamente malos como Deslengua2 que hace un negocio que no le da dinero.

Eso es solo al principio, ahora yo hago esto por ambas cosas, ya me puedo permitir vivir mejor gracias a mi trabajo. Lo que hago siempre me gustó y me da de comer. Eso es bueno, ¿no?

(Que quede constancia en este punto que la entrevista fue en un Starbucks del Centro de Lima y en 90 minutos no pedimos ni la hora, solo robamos un poco de WiFi).

Hay una cosa que quiero recalcar, cuando llegué a Cañete a hacer la revista, yo llegué con cero soles y regresaba de Lima dejando un trabajo donde me explotaban pero como ya tenía la idea de empezar a producir la revista, me regresé a mi tierra. Renuncié sin cobrar un sol.

Pasando al tema de los contenidos, tú escribes sobre política, ¿se puede ser objetivo en política?

No creo, la política es altamente subjetiva. Nosotros tocamos temas nacionales como locales, por ejemplo, hablamos sobre la gestión municipal. Cuando tocamos esos temas, que a la gente le interesan mucho, pudimos vender la revista. También hemos tocado temas muy sensibles y controversiales para la realidad cañetana y no entiendo cómo es que estemos durando tanto tiempo siendo Cañete tan conservador. Hemos hecho click con la gente a pesar de algunas cosas y gracias a otras. Por ejemplo, nuestra segunda edición trató sobre el tema de diversidad y en Cañete me contaron que hasta hicieron una homilía satanizando esa parte de la revista.

O sea que tienen Nexos con el diablo…

Eso es lo que algunos piensan; bueno, yo siempre he sido contestatario, desde el colegio, y siempre he querido que mis trabajos tengan un poco de eso porque creo que todos tenemos (o deberíamos tener) algo de disconformidad con el sistema y lo mínimo que uno puede hacer por cambiar las cosas, debe hacerlo. Han sido redactores de Nexos personajes como Regina Limo, Gio Infante, Vero Ferrari, Daniel Ágreda…

Pura gente malcriada…

Claro, gente malcriada con el sistema, que no se queda callada. Yo no me explico cómo una revista como la mía ha podido sobrevivir en un pueblo tan conservador. 

Imagínate, si Lima es súper conservadora, muy cucufata, incluso en los ‘conos’ (donde según Gastelumendi solo escuchan reguetón) son mucho más abiertos a temas polémicos, la Lima ‘tradicional’ es una monja.

Imagínate pues, cómo es Cañete.

Si Nexos hubiera estado presente en el 2000, cómo hubiera asumido el conflicto político y social que se vivió en esa época.

Nos hubiéramos convertido en un revista de humor, a la gente le falta mucho humor, pero humor de verdad.

O sea, no como el de Deslengua2.

Obviamente no me refiero a eso. La gente debe aprender a tomarse las cosas menos en serio. Por eso cuando tocas el tema de Fujimori la gente se molesta porque tiene un tema como medio mesiánico con Alberto y viven amargados… los memes fujimoristas, por su parte, son tan flojos que ni dan risa, los hacen con odio, no sé; lo mismo ocurre con el APRA, tanto ellos como los fujimoristas son dos caras de la misma moneda.

Y moneda robada encima.

Esos dos partidos siempre serán una moneda que le perteneció a otro.

¿Qué pasa si mañana llega Aldo Mariátegui y se ofrece de voluntario para trabajar contigo?

No sabía que él es gasfitero… no, mentira, le digo que no pero lo grabo y le hago roche. Él se merece el ridículo público, es un patán que habla y escribe lo primero que se le ocurre, lo cual casi siempre es una mierda; nunca le he leído o escuchado nada brillante, hasta el pelo de Mónica Delta y el lunar de Abencia Meza tienen más sentido común que él.

Si todos los periodistas políticos del Perú se están ahogando, ¿A quién salvarías?

No sé, creo que no salvaría a nadie, aunque prefiero la analogía de que estén al borde de un precipicio y tengo que empujarlos. Mira, yo he estudiado con mucha gente que está en televisión o ejerciendo en otros medios y prefieren hacer deporte que política, no porque sea más fácil, sino que la política te ensucia.

Eso es un poco cobarde, ¿no?

Sí, lo es, pero es lo que hay, están tratando de salvar su dignidad, hay mucha cochinada en el periodismo político. Muchos de los periodistas han tenido buenos y malos momentos pero siempre terminan ensuciándose. En Cañete, el periodismo político tiene bastante de cloaca.

¿No hay una nueva generación que pueda hacer las cosas diferentes como Sigrid Bazán, por ejemplo? (aunque ahorita esté presentando memes junto a Mijael Garrido Lecca).

Sigrid es lo máximo aunque no es como Hildebrandt, por ejemplo, y le falta muchísimo camino para serlo a su manera, desde luego. Lo que no entiendo es qué hace en ese canal. Yo no hubiera aceptado trabajar en Latina pero, claro, a mí no me dieron esa oportunidad de elegir y puedo sonar como envidioso. Por cierto, he mencionado a Hildebrandt porque me parece lo mejor que tenemos aunque no me guste del todo; lo admiro pero no lo amo.

Hablando de periodismo, ¿Qué opinas de la gente de Útero?

Ellos mismos lo dicen, es un hueveo disfrazado de periodismo y al revés, pero se siente el cambio entre lo de ahora y lo de hace un tiempo. Hay columnas que me parecen indispensables pero también hay bastante humo. Últimamente rebotan cosas, no veo  investigación como cuando estaba Sifuentes, pero también hay bastante de opinión y análisis, que me parece correcto. No sé, es como si cambiaras El Chavo del 8 por una serie de Doña Florinda. Puedes tener a la misma gente pero el efecto es otro.

Bueno, acabas de decirle Doña Florinda a Curwen…

No digo que Víctor Caballero sea Doña Florinda…

Pero se parece…

Bueno, sí, pero sin ruleros ni mandil. En todo caso se parece más a la Chilindrina. No, lo que sucede es que su línea editorial es diferente a la que hace un tiempo tenía Útero y por la que se distinguió de otros espacios. Yo creo que Útero es importante porque hace que la gente lea y se informe y hacer leer a las personas, así sea por tablet, es algo bastante complicado y digno de reconocimiento.

¿Cómo sería una portada que grafique la realidad del Congreso actual?

Sería una taza de baño muy llena, bien taipá y, encima de esto, una pastillita Pato Purific. Esa pastilla representa a los pocos políticos que quieren hacer bien las cosas pero al final no van a limpiar mucho porque el Congreso está lleno de mierda.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!