Compartir
Discriminación: Impiden a mujer entrar a pollada por ser rubia

Discriminación: Impiden a mujer entrar a pollada por ser rubia

(Agencia Testa) Una mujer llamada Madeleine O creía que su aspecto caucásico, sus cabellos rubios y sus ojos verdes, era como una llave mágica para ingresar a cualquier lugar. Hasta que la semana pasada tuvo un ataque de inclusionitis socialis y decidió ir a una pollada pro-fondos organizada por su sirvienta en un distrito de cuyo nombre no quiere acordarse. No quiere acordarse porque no la dejaron ingresar al lugar. Ella atribuye a que la razón fue por ser muy rubia.

Madeleine no lo podía creer. Apenas bajó de su carro notó que la puerta de la casa estaba cerrada y no había música. “Seguro sabían que ya llegaba y se han escondido”, pensó Madeleine. Luego de tocar la puerta, su sirvienta salió con dos bolsas blancas y le dijo: “Aquí tiene sus polladas patrona, se los envolví para llevar, con su ají y ensalada”.

Madeleine le explicó que quería conocer como era una pollada por dentro, cómo interactúa el pueblo en sus festividades y costumbres. La sirvienta se negó y solo atinó a decirle: “Es que patroncita, solo es una pollada para entregar. Le dije que le podía llevar su pedido a su casa, pero como usted insistió en venir”. Ella no quedó conforme con la explicación y no puede creer que por primera vez en su vida no la dejaron entrar a un lugar a pesar de ser rubia.

Madeleine intentó ver a dónde no le dejaban ingresar sus cabellos amarillos y se asomó a la ventana a observar la pollada por dentro. Grande fue su sorpresa al notar que dentro no había, como le habían contado, gente borracha ni orinando en las esquinas, ni cajas de cerveza y además todo estaba muy limpió. Se asombró más al notar que en la sala había un televisor LED de 42 pulgadas que transmitía películas en inglés. Madeleine desconcertada se alejó de la casa, no sin antes prometer organizar una excursión con su grupo de amigas del Club Real para seguir explorando estos terrenos.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!