Compartir

Dos conejos en línea / Cuando la prensa se calienta

clark

Cuando Mariflor Peñaloza era niña nunca se imaginó ser estrella del festival erótico de Hamburgo. Ahora con veinte abriles matariles tampoco. Quien sí lo hacía era Omar Inside La Coruña, con Mariflor claro.

Pero lo que nunca imaginó Omar es que para Mariflor las cosas eróticas no eran tan trascendentales en pensamiento. Las cosas pasaban y punto. No hubiera sido raro entonces que un día pasara un tranvía sobre ella, lo raro sería que los tranvías pasaran de nuevo por Lima. En realidad lo verdaderamente trascendental para ella era la posibilidad de un error. Y ese día había bastantes posibilidades de que hubiera cometido uno.

Así que le pasó la voz a Omar.

En realidad no le pidió ayuda a Omar en especial, porque hasta ese día él no era especial para ella.

Se lo pidió a toda la redacción a través del correo electrónico.

Se trataba de una transcripción en la que alguien tenía la culpa de algo. Porque, dicho sea de paso, la principal tarea no especificada en ningún contrato de todo el equipo de redacción del El Comercio y todos los periódicos ilustrados del país consistía precisamente en buscar a los culpables de algo.

En este caso, se trataba de ver quién tenía la culpa. La cinta magnetofónica o la grabadora. Porque era imposible pensar que Mariflor haya escuchado y transcrito mal.

El mensaje que envió Mariflor a toda la red fue el siguiente:

“Estimados compañeros, quisiera saber quién tiene la gentileza de decirme cuándo se reunió el ministro de transportes con el gremio panamericano de carga pesada de Huarmey;  según la cinta que grabé ayer y que ahora tiene otra entrevista encima, el dichoso ministro dijo que negoció el 6 de septiembre, pero mi abuelita que para pegada al televisor desde que se electrocutó con él, me dijo que el imbécil del ministro fue basureado por los transportistas el 5 de Septiembre.

Agradezco su ayuda inmediata por este medio, sino el jefe me matará dentro de 10 minutos y contando.

Atentamente

Mariflor Peñaloza La Torre”.

A los 9 minutos y contando, Omar le respondió en modo ‘responder a todos’ para que Mariflor y toda la red se diera cuenta de lo bien informado que estaba.

“Amiga, la reunión se efectuó el 5 de Septiembre a las 4 de la tarde en el salón de los Próceres Insurgentes del Centro Cívico de Huarmey, con resultados nefastos para el país, porque allí fue que los transportistas acordaron extender la huelga a la carretera Marginal, o sea que debes haber escuchado mal la grabación”.

Mariflor contraatacó desde su terminal, incluyendo al grupo de personal y al grupo de logística para que nadie en toda la empresa dudara de su infalibilidad.

“Yo no escuché mal, fue el ministro que se equivocó al hablar, de todas maneras muchas gracias”.

Pero Omar no soltaba a su presa, así que le mandó una réplica simple para que la red no se enterara.

“De nada, solo es una salida al cine”.

Mariflor en réplica simple: “Creo que te estás aprovechando de la situación Omar”.

Omar en réplica simple: “Has dado en el clavo estimada y querida amiga mía”.

Mariflor en réplica simple: “Pues fíjate que yo no salgo así nomás de fácil y menos con alguien que está casado, soy una chica muy difícil de convencer”.

Omar en réplica simple: “Yo no estoy casado y además en el cine están dando unas bonitas películas como por ejemplo Perro Salvaje, Relatos guardianes, Aventuras con mi suegra y una película antigua que se llama Acuéstate conmigo y serás madre con un hermano de Andie Mc Dowell”.

Mariflor: “Ya está bien, me has convencido, vale tu esfuerzo, ¿a qué hora vamos?”

Omar: “A las 10”.

Mariflor: “Yo salgo a las 7 no hay trato”.

Omar: “Solo tienes que esperarme 3 horas a la puerta del cine”.

Mariflor: “Claro me pongo un pijama y te preparo café mientras tanto”.

Omar: “Creo que no estaría mal”.

Mariflor: “Y seguro que después querrías que me quite el pijama, y te haga masajes en la espalda, me suelte el pelo, el sujetador y me embarre con mantequilla de maní por las piernas, los muslos, los pechos y el ombligo”.

Omar: “Sería solo unos detalles adicionales a considerar teniendo en cuenta de que te esperaban otros planes dentro de mis fantasías”.

Mariflor: “¿Cuáles fantasías? ¿No te gusta la mantequilla de maní por las noches?»

Omar: “Bueno yo más bien pensaba en un festival bien bonito en Hamburgo”.

Mariflor: “Ah no, a mí con cochinadas tipo antropofagia sexual, no, yo no le entro a esos viajes, para mí el viejo uno-dos es instintivo y salvaje pero sigue siendo el viejo uno-dos, nada con uno-dos-tres todos juntos otra vez y otra vuelta pero al revés”.

Omar: “Olvídate de lo de Hamburgo, yo soy igual a ti en gustos, solo un diez por ciento experimental”.

Mariflor: “¿Entonces no usas tubos de ensayo, pipetas ni centrifugadoras, ni papaya con mosquita adentro?”

Omar: “No, yo solo uso al viejo Don Pancho a pelo”.

Mariflor: “Qué vulgar eres, pareces de la vieja escuela, típico semental dipsómano, cuya escasa imaginación solo está al servicio de los actos mecánicos de la pura y simple velocidad operativa”.

Omar: “Mi velocidad operativa siempre ha sido buena que me dices de la tuya”.

Mariflor: “Yo no funciono como una caja de cambios idiota, funciono como el clima, como las mareas, como una manada de elefantes encaminándose al abismo, como una jauría de caperucitas sobre el último lobo de la Tierra”.

Omar: “Yo creo que no deberías exaltarte tanto, solo es una salida al cine”.

Mariflor en ‘reenviar a todos’: “Exaltarte, ¿te parece que estoy exaltada? Es que no me has visto exaltada, cuando yo me exalto un agujero negro se abre sobre el planeta y se come una parte del núcleo central con King Kong y todo, eso sí, hasta ahora he controlado bien mi horizonte de eventos para que se detenga el momento preciso como en las películas de Michael Bay”.

Lapso de tiempo que sigue luego de que dos empleados descubren una réplica total a la red que no debió enviarse.

Mariflor por ‘telefonazo’: “Puta Omar, me equivoqué,  reenvié a todos cojudo, nos jodimos?»

-¿Por qué pusiste reenviar?

-No sé, me huevié maricón, este Outlook intenta predecir lo que digito, ahora nuestros correos están circulando libremente hasta por Bangkok y las islas Canarias urbi et orbi, carajo si lo tiene nuestro corresponsal en Estetín”.

Lapso de tiempo que dura hasta que el alma regrese al cuerpo de Omar y tenga en cuenta a la adrenalina como posible sustituto de su sangre.

Ventanita emergente y nuevo correo:

De mamunategui@elcomercio.pe para mpenaloza@elcomercio.pe y oinside@elcomercio.pe:

“Estimados señores redactores: Aprovecho la oportunidad para saludarlos y comentarles que en esta casa periodística siempre se los ha tratado con estima y con respeto. Es más, reconocemos la capacidad de ambos para desempeñarse en la carrera informativa con singular éxito, sobre todo creemos ver que su futuro estará plagado de satisfacciones profesionales pero por el momento nos es sumamente ingrato informarles que el director de la sección los verá mañana a primera hora en su oficina. Mientras tanto me voy a dar el gusto de decirles algunas cosas que no deben quedar en el tintero porque ya no usamos indirectas como le gusta al ministro del Ambiente, así que soy pollito y voy al grano: ¿Qué demonios hacemos para no convertirnos en el hazmerreír de todos los corresponsales, camarógrafos, administrativos, redactores, jefes de área, gerentes, subsidiarios y Lucy Kellawey del Financial Times de Nueva York que en estos momentos intentan saturar mi buzón de correo preguntando por los “redactores eróticos”? ¿Qué carajo se ha creído, que esto es un burdel, una conferencia pornográfica? ¿Saben en el ridículo que me han puesto por haber contratado un par de periodistas cachonderos y calentones? ¿Por qué mañana no vienen calatos con su Love-Lub a trabajar y su Durex Play? ¿Es que hemos puesto la puta red informática para que les sirva de alcahueta o celestina? ¿Cómo me aseguro de que mañana o más tarde alguno de ustedes no deslice un artículo calentón dentro de las ediciones? ¿Qué va a decir el cardenal si alguien envía esto a los curas? ¿Es que un día de estos se van a poner a hacer ‘ras tas tas’ en el salón de juntas? Esto, y que quede bien claro que estoy tratando de serenarme para no parecer un tanto exagerado, esto señores periodistas es terrorismo. ¡Terrorismo rosa! Porque a esta hora deben haber decenas de empleados no con miedo sino con las teteras hirviendo distraídos de sus tareas por culpa de un par de conejos reprimidos como ustedes. ¿Acaso no les bastaba con media hora el rato del almuerzo, aquí nomás, en un hotelucho de Cailloma? ¿Acaso no tienen dos días de permiso para que terminen de matar todas sus pulgas? No, a los señores le dio ganas de joder y a joder a en la oficina se ha dicho.

Y por último les quiero decir que probablemente se discutirá su suspensión temporal cuya duración estará sujeta a dos variables: Una, la gravedad del castigo que se debe aplicar y dos, el tiempo en que un par de insatisfechos como ustedes tardarán en aplicarse el Kamasutra hasta que revienten.

 

Atentamente:

 

Manuel Amunátegui

 

Tu Jefe”.

Omar en ‘réplica simple’ con copia oculta a Mariflor: “Esto no altera nuestros planes para el cine ¿no?”

 

FIN

Facebook Comments

Advertisements

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!