Compartir
En defensa de la queen Madeleine Osterling / Por Friega Jóder

En defensa de la queen Madeleine Osterling / Por Friega Jóder

 

Estimados Humans of San Isidro, les escribo desde mi iphone6 Plus en Orlando, vine a hacer un poco de shopping para los 13 años de mi nieta Jessica Werner De Osma Pezet Ladrón de Guevara Graña Müller Jóder. No tengo time para andar con tips sobre etiqueta social today porque estoy indignadísima! Todos los seres humanos (si es que cabe ese término) que NO SON DE NUESTRO SECTOR han vilipendiado a nuestra siempre querida y amadísima Madeleine Osterling, the queen.

Por eso, yo, la más nice de las nices, levanto el taco (pero no el dedo meñique) para defender sus ideas:

Techar el Zanjón o para que entiendan, hacer un roofing. Esto es priority, siempre lo propusimos desde teenegers. El bignose de Bedoya hizo el zanjón y se voló todas las casonas hermosas que heredamos en San Isidro ¿Para qué? Para hacer hueco y sacar tierra (esa fue la verdadera reforma agraria, porque había tierra para todos). Al final quedó una autopista donde ahora toda la periferia de Lima transcurre día y noche paseando sus males endémicos y virulentos, ácaros y demás bacterias que pueden aniquilarnos. Techar es un paliativo para evitar enfermarnos y ver a tanto automóvil chino o de segunda mano, corroídos y de mal aspecto. Son very noisy y eso es contaminación sonora, y la emisión de gases que hacen más gray la city es asquerosita. Techar es la solución.

Crear un gran central park con áreas verdes que sean un pulmón para el distrito y la ciudad igual que los jardines de la Reina Isabel. Lima tendría un pulmón propio y muy nice en San Isidro. ¿Ustedes saben cuánto cuesta un pulmón en el mercado negro? ¿Se imaginan si fueran dos o tres? Si Madeleine ofrece eso es porque lo cumplirá, ¿ok? Con tanto fumador fúchila, que no saben usar tabaco cosechado de las florestas normandas y a cambio respiran el alquitrán de cajetilla. ¿Se imaginan cómo está el pulmón de la pobre Lima, the gray? Thinking my dears, thinking.

En San Isidro no hay analfabetos gracias a Madeleine. En nuestro distrito, es decir, en nuestro neighborhood, no hay ni un solo bruto, todos saben leer Cosmopolitan y el New York Times, sabemos 4 idiomas solo gracias a la influencia de Madeleine, basta tan solo con mirarla para aprenderse el abecedario, es suficiente que se te acerque para comprender los secretos de la sabiduría, ya si te da la mano obtienes un doctorado, imagínense cómo no van a hacerla de alcaldesa, ella va a ganar. I’m sorry vecinos de Lince, hasta es probable que hagamos un muro de contención.

Tan buena es Madeleine que propone Wi-Fi para todos. Ya se pasó de bondadosa mi Made, pues nosotros no necesitamos eso ya que tenemos señal ilimitada de datos; sin embargo, ella piensa en los más necesitados. Ella es consciente que en el central park que estará sobre la Javier Prado habrán jardineros, paseadores de perros, nanas y demás fauna citadina empleada en las corporaciones, es decir, los funcionarios públicos, esa gente que toma el Metropolitano y se baja en Canaval y Moreyra solo para parecer nice porque en realidad trabajan en Surquillo, de esos hay un montón y nuestra queen les dará WiFi para sus Android.

Recuerdo que nos conocimos desde muy pequeñas, estudiamos en el mismo kindergarten en Suecia donde siempre se desempeñó por su belleza y elegancia. Ya cuando nuestros papis nos trajeron a Perú en la primaria, todas hacíamos bullying a una chola caderona llamada Susana Villarán de La Puente (que nunca llevaba a su nana uniformada), muy ay, “huachafita” ella; sin embargo, Madeleine siempre la trataba con cariño, era muy inclusiva hasta con esa tal Susy. La Osterling era y es divine en todos los aspectos.

La vida ha tratado excelente a Madeleine Osterling, no nació en cuna de oro, sino de diamante. ¿Qué culpa tiene ella de tener tanta suerte? ¿Por qué tanta envidia de los peruvians? ¿Why, por el love de my god? ¿Why?

¿Acaso es delito ser de abolengo, guapa de la segunda edad, fina, tener caché y ser siempre la más asediada de los lords? Pues no. Y si a eso le añadimos la inteligencia ¡Agárrate Catalina de Noruega!

Está bien, lo único que se le puede imputar a Madeleine Osterling es que nunca aceptó que ingresara Gisela Varcarcel como socia de nuestro club, por más dinero que tuviera; pero ay, vamos, no seamos hipócritas, esa mujer Koleston rubio cenizo claro no tenía los modales muy inn que digamos. De La Victoria a San Isidro, never. Y sin el pedigree consuetudinario de Lima, peor.

Madeleine estudió Derecho en la Católica, a comparación de todas nosotras que nos fuimos a estudiar a Europa maestrías en etiqueta social, o historia de la Mesopotamia y sus poses tántricas. Ella fue y es una chica queen realista y preparada. Si miran su CV en el estudio Osterling, ella es especialista en “Derecho Civil, Derecho Minero, Derecho del Medio Ambiente, Derecho de las Telecomunicaciones”. Digo, ya quisiera un abogadito del Poder Judicial, esos apristas e izquierdistas de un solo terno, tener tanto background. Simple, no hay comparación.

La amo, always with you Madeleine.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!