Compartir
Historiador: “Chilenos ganaron la guerra metiendo el dedo a Bolognesi y a Grau”

Historiador: “Chilenos ganaron la guerra metiendo el dedo a Bolognesi y a Grau”

Luego del partido Chile – Uruguay y el “dedo de dios” de uno de los jugadores mapochinos, el historiador Miguel Quiñones aseguró que los chilenos habrían usado esta técnica desde tiempos ancestrales, sobre todo en épocas de guerra. Desde la época incaica hasta la actualidad.

“Mi teoría es que los chilenos están acostumbrados a meter el dedo y la historia puede dar fe de ello. Desde la época de los incas se sabe que el Sur fue difícil de conquistar porque los antepasados chilenos metían el dedo a sus enemigos, lo cual aterrorizaba a los machos incas porque temían convertirse en amazonas”, aseguró el estudioso.

“Se sabe además que ellos adoraban a los moáis, esos grandes monumentos en la Isla de Pascua, que no son otra cosa que dedos enormes con forma humana. De ellí partía su obsesion por usar el dedo para todo”, dijo el historiador de la Universidad Pacífico.

“Durante la Guerra del Pacífico, ellos torturaban a los prisioneros metiéndoles el dedo por todos los orificios, mientras que nuestro Miguel Grau hacía todo lo opuesto: los recogía, los arropaba, les daba de comer, los invitaba al cine y les daba para su pasaje de regreso”, dijo indignado.

“Por eso ganaron la guerra. Miguel Grau y Bolognesi lucharon arduamente, pero los infiltrados chilenos se acercaron a nuestros hérores y les hicieron un examen de próstata gratis, con pantalón y todo. Esto, por supuesto, enfureció a nuestros varoniles hérores y perdieron el control. Bolognesi terminó quemando el último cartucho a pesar de poder replegarse para esperar refuerzos, y a Grau no le importó perder el monitor luego de que un chileno le pudo decir qué comió ayer. De Alfonso Ugarte se sabe que él prefirió la tortura”, agregó extrañado.

“Enterados de esta vieja costumbre. EE.UU., en 1973, le dijo a Pinochet si quería gobernar Chile. Y éste aceptó de inmediato, ni que fuera cojudo. Así que le bajó el dedo a Salvador Allende y lo mató en el Palacio de La Moneda. En 1982, cuando estalló la Guerra de Las Malvinas entre Argentina e Inglaterra, los chilenos le metieron el dedo medio a los gauchos, ayudando a los ingleses. Prefirieron a los europeos que a sus propios vecinos. ¿Eso no es acaso una monumental metida de dedo?”, dijo más indignado el descendiente directo del aviador Quiñones.

Luego del “dedo de dios”, el Ministerio de Educación de Chile anunció que abrirán más facultades de Medicina para formar más urólogos porque “la demanda ha crecido de manera descomunal. Los compatriotas quieren imitar a sus hérores del fútbol”. Seguiremos informando.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!