Compartir
Insólito: Yocasta encuentra a Edipo en Tinder y hacen match

Insólito: Yocasta encuentra a Edipo en Tinder y hacen match

 

Como todos sabemos, porque todos sabemos, ¿verdad? ¿todos sabemos que Edipo y Yocasta son mami e hijo y que a pesar de eso se revolcaron duro duro duro contra el muro, ¿verdad? En fin, te vamos a contar la historia de lo que pasó en esta era de modernidad.

Resulta que Edipo se encontró con el oráculo, el suplemento esotérico del Diario Expreso, y ahí leyó que tendrá un tórrido romance con su madre pero que él no sabrá que es su mamá pero igual se la va a levantar. Muy cerca, Yocasta, la mamá de Edipo que no sabe que es su hijo, fue advertida por el director de la empresa donde trabaja que “uno de estos días te vas a levantar hasta a tu propio hijo” luego del quinto seguidito.

Esa misma tarde Yocasta y Edipo abrieron una cuenta en Tinder, la famosa plataforma para ligar con chicas y chicos de la edad que quieras y con un radio de 160 Kilómetros ya que puede ser que vivas en una isla y no haya nadie muy cerca; decíamos que ambos se suscribieron a la ya mencionada app y comenzaron a dar Like como locos y a Nope hasta agotar sus huellas dactilares.

Así se la pasaron varias horas (como tú cuando entras a ducharte pero tienes frío y te sacas una prenda cada 20 minutos) sin que nada les ligue, hasta que de pronto sucedió el milagro e hicieron MATCH, así es, Yocasta y Edipo estaban listos para encontrar el amor, aunque sean madre e hijo, pero a quién le importa.

Yocasta y Edipo comenzaron a chatear y se pusieron muy calentones por lo que quedaron en encontrarse de inmediato a pesar de ser las 3 de la mañana. No sabían si verse en el hostal ‘Como a Hijo’ o en el ‘Hasta Con tu Mami’, finalmente escogieron el segundo. Cuando llegó el momento de verse por prima vez, él notó de inmediato que ella tenía 30 años más y viceversa, Yocasta pudo constatar que Edipo era chibolazo. De inmediato pensaron en el oráculo él, en la predicción de su amante ella, en que realmente podía ser su madre, en que realmente podía ser su hijo, en que tenían el mismo cabello, la misma contextura, la misma nariz, los mismos ojos, ojos, qué bellos ojos tenían, se miraron y oh qué hermosos ojos y qué labios y que senos los de ella y qué buen paquete el de él y oh la líbido y oh todo lo demás y se encamaron.

Al día siguiente, ya con más luz Yocasta le preguntó si era su hijo y él le dijo que sí y Edipo le preguntó si era su madre y ella también lo afirmó, se volvieron a acostar para poder tener mayor cargo de culpa y cada uno se fue por su lado. Ese día Yocasta se quedó ciega porque se fue de juerga y tomó pisco hasta por los ojos. Por otro lado, Edipo se volvió puto de señoras mayores.

Fin.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!