Compartir
Instalan estacionamiento de bicicletas en la PUCP y taller de llantas en la San Marcos

Instalan estacionamiento de bicicletas en la PUCP y taller de llantas en la San Marcos

Vida universitaria. Las universidades vecinas, la PUCP y la San Marcos son otra vez protagonistas de la noticia de los pasquines que reparten en las facultades de sociales. Resulta que esta vez fue debido a distintos servicios que se instalaron dentro de cada universidad.

Debido a su visión cada vez más sostenible con el medio ambiente y su apego al ambientalismo caviar, los administradores de la PUCP decidieron instalar estacionamiento de bicicletas dentro del campus, debido al incremento de hipsters que montan bicicletas con canastilla, así como de seudoambientalistas y personas que piensan que “se les ve bonito andar en dos rueditas”.

Con ello, aseguró el administrador con sotana, “los alumnos cubrirán una necesidad, de paso damos trabajo a nuestros exalumnos que venden bicicletas y accesorios o tienen como pasatiempos formar ONG como BeeGreen o Actibícimo, y también de paso aprovechamos el espacio que sobrará en el estacionamiento, para construir otro edificio”.

Por su parte, para no quedarse atrás, el rector vitalicio de la San Marcos, viendo también las necesidades de sus alumnos, no tuvo mejor idea que poner una llantería y una tienda de vinagre dentro de sus instalaciones. Aunque al principio originó polémica entre los alumnos, ya que la llantería se encuentra al lado del comedor de la facultad de Sociales, estos reconocieron que de verdad era de vital importancia ya que próximamente se manifestarán contra el alcalde Castañeda que intentará terminar el anillo vial de Universitaria con Venezuela.

“Los alumnos ya no tendrán que venir con sus llantas desde sus casas. Ahora podrán adquirirlo afuera dela universidad. Es más, ya hemos hablamos con Luchito, dueño de la llantería, para que dé facilidades de pago. Incluso le hemos puesto a ‘Perro Vaca’ para que cuide su taller de vez en cuando. Es cosa de acomodarnos. De paso la señora del llantero venderá vinagre y trapos de franela por si acaso”, dijo el rector vitalicio mientras anunciaba a su vez que para darle un toque de modernidad a la San Marcos comprará una máquina de fax y un proyector de filiminas.

La cocinera sanmarquina, Victoria ‘Veneno’, también está contenta con esta medida porque asegura que cuando le falta carne ya sabrá a dónde acudir. “El buen cocinero puede transformar el caucho en un buen bisté. Es cosa de darle el sabor”, dijo entusiasmada la señora mientras nos enseñaba su cucharón de dos metros. Seguiremos informando.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!