Compartir
Joven estudiante deja de leer diarios deportivos y de inmediato deja de ser mediocre

Joven estudiante deja de leer diarios deportivos y de inmediato deja de ser mediocre

Imprimir
Apenas dejó de leer estos diarios, despertó el genio que tenía dentro.

Conmoción ha causado el caso de Elver Garcilazo, un estudiante extremadamente mediocre de la academia Trilce, luego de tomar una decisión trascendente en su vida: dejó de comprar y leer diarios deportivos y su vida dio un vuelco de 345 mil grados.

Elver, como muchos jóvenes, se dejaba empequeñecer el cerebro por los “periodistas deportivos” de nuestro país a través de los diarios que suelen contener más humo que La Oroya y más aire que una bolsa gigante de papas Lays, pero de pronto se armó de valor en sus cinco minutos de lucidez y decidió no buscar “información” deportiva.

Fue así que tuvo tiempo para pensar, literalmente, y tomó atención a sus profesores que en realidad eran alumnos de la San Marcos y Villarreal que no conseguían prácticas, y empezó a sacarse buenas notas. Tanto fue su transformación que a la semana, el director de la academia le propuso enseñar ahí.

El exmediocre, al sentirse preparado, decidió postular a más de una universidad e ingresó a cinco estatales: la UNI, San Marcos, Villarreal, Cantuta y La Molina. Dijo que no probó en las particulares porque simplemente no había examen de admisión.

“Nadie daba un sol por él, todo el día hablaba de fútbol y no sabía jugar. Además, creía que íbamos a clasificar la anterior copa mundial, coleccionaba pósters, le daba Like y clic a las publicaciones de Facebook de todos los diarios y hasta opinaba. Todo eso le demandaba tanto tiempo que no le alcanzaba para recordar una simple suma”, dijo su tutor en exclusiva para DL2.

Hasta el momento, se sabe que no estudiará en las cinco universidades mencionadas porque César Acuña le acaba de ofrecer una beca de cinco años para que estudie Periodismo y Redes Sociales Aplicada a la Veterinaria. Seguiremos informando.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!