Compartir
Quieren recuperar: literatos jóvenes venderán sus obras en Venezuela como papel higiénico

Quieren recuperar: literatos jóvenes venderán sus obras en Venezuela como papel higiénico

Debido a la poca venta de sus libros impresos con esfuerzo (todos sus ahorros), los literatos jóvenes de Perú optaron por vender sus obras en el país de Hugo Chávez. El papel mal invertido será usado como papel higiénico en Venezuela y de esta manera podrán recuperar un porcentaje del gasto.

Según las editoriales independientes “LaInspiraciónTocaMiPuertaYyoNoLeHagoCaso Ediciones”, “MeCreoLaGranCagadaEnRedesSocialesPorqueTodoLoQueDigoEsInteligente Publicaciones”, “LeChupoUnHuevoALosEscritoresViejosAVerSiLuegoEsoMeSirve Escritores” y “LeMandaréMiLibroAElComercioParaQueLoReseñeEnSomos Impresiones”, este acto fue propuesto por la propia cancillería venezolana al darse cuenta de todo el papel inservible en las librerías limeñas.

“Seamos sinceros, nadie comprará esos libros porque están llenos de pose, arrogancia y falsa creatividad. El barroquismo ya pasó, también el feminismo y escribir al estilo Bukowski ya no vende”, dijo uno de los editores que prefirió guardar el anonimato porque es más cool.

Los tres representantes, vestidos con sombrerito, bufanda (en pleno verano), pantalón pitillo y fumando un puchito, señalaron que ya mandaron una primera carga a Venezuela y que “finalmente esto puede convertirse en un buen negocio”.

“Mira brother, si pagan bien por papel, ya no rechazaremos a los aspirantes a escritores que tienen plata pero escriben triturando el lenguaje. La verdad, ya pocos leen, las mujeres no caen con un poema y nadie se da el tiempo para leer un libro de cuentos o una novela cuando tienen el cine, la televisión o un bar con amigos ebrios”, dijo otro de los editores mientras tecleaba en su máquina de escribir pese a tener computadora.

Finalmente, los editores decidieron animar a todos los que alguna vez quisieron ser escritores para que publiquen y se saquen esa espina. “Ellos harán lo que siempre quisieron y nosotros hacemos con sus libros lo que el otoño hace con las copas de los árboles”, agregó el tipo raro ese.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!