Compartir
Mujer sana, joven y conchuda por fin logra patentar como suyo el asiento reservado

Mujer sana, joven y conchuda por fin logra patentar como suyo el asiento reservado

Tras años de hacerse la dormida, de ponerse un cojín bajo la chompa para parecer embarazada, o de hacerse la retrasada mental que no entendía nada de lo que le decían, Milagros Conchán logró que se propuso: patentar como suyo todos los asientos reservados del Perú.

El hecho marca un hito importante para el Perú, ya que millones de viejitos, personas con discapacidad y mujeres embarazadas han insultado, pateado y ridiculizado a Milagros, quien aseguraba ser “la persona más cansada de todo el país” y por eso no respetaba los asientos rojos.

“Yo tuve que pelearme con todos ellos porque todos somos iguales en el país, así que solo estoy ejerciendo mi derecho a la igualdad en el trato y la consideración. ¿Acaso ustedes no quieren dormir en el bus tras una juerga de amanecida? Pues yo creo que sí, todos merecemos respeto”, fueron las palabras de Milagros, quien le ganó el asiento a una mujer embarazada que subió al bus además con dos paquetes.

Milagros tendrá derecho a los asientos rojos de cualquier bus, además al asiento del chofer si es que le place. También podrá escupir por la ventana si lo cree conveniente, echar basura en el vehículo y, si desea, escuchar música sin audífonos.

“Ahora lucharé para patentar también los ascensores, los estacionamientos para discapacitados y las sillas de ruedas. Solo es cuestión de hacerle frente a tanta desigualdad”, enfatizó la mujer, sana y conchuda. Seguiremos informando.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!