Compartir
Pareja de enamorados decide casarse porque se cansaron de ser tan felices

Pareja de enamorados decide casarse porque se cansaron de ser tan felices

(Agenciamor) Bien dice la frase “la felicidad no dura para siempre” y Juana y Juan lo sabían. Pero lo que ellos jamás sospecharon, y usted, amable lector, tampoco, es que en esta parte de la oración diríamos la frase “pero lo que ellos no sospecharon”, así que los acabamos de sorprender a todos.

Juana y Juan estaban enamorados, posteaban su felicidad todos los días en su muro de Facebook, se iban a pasear al Malecón (ponemos malecón con mayúscula porque así se llamaba el hostal donde perpetraban su dicha), salían al Cine (otro hostal), se regalaban flores, chocolates, trago, veían fútbol juntos y se juntaban a la hora de La Rosa de Guadalupe.

Juana y Juan soñaban con tener 8 hijos, cuatro para que trabajen por ellos y los otros cuatro para que trabajen por los cuatro que trabajarían para ellos. Esta pareja quería viajar por el mundo y ya habían comenzado a hacerlo por Canta, Obrajillo y La Molina, esas fotos también las subieron al Facebook y no recibieron ningún like, estaban tan felices que no les importó que esos nulos “Me Gusta” evidenciaban que el resto del mundo los odiaba por estar siempre felices.

Era tanta la felicidad que un día, así como ocurre todo en la vida que cae de sorpresa, se aburrieron ellos también de tanta felicidad. Estaban tan aburridos con el exceso de vida feliz que decidieron ponerle fin a todo y aún así seguir juntos. Decidieron casarse para poder arruinarlo todo.

A sabiendas que el amor y la alegría acaban cuando las personas se casan (por eso están en contra del matrimonio gay pero no son homofóbicos), un día, sin más ni menos, pusieron fecha al inicio del terror y el martirio, iniciarán pues, su vida conyugal. Es necesario destacar que aunque decidieron dejar de ser felices, también han querido permanecer juntos, ya que ella tiene mucho dinero por heredar y él no va a votar por Keiko.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!