Compartir
“Rudo de la gastronomía” come ceviche sin ají y llora cuando pica cebolla

“Rudo de la gastronomía” come ceviche sin ají y llora cuando pica cebolla

rudo de la gastronomía

El conocido “Rudo de la gastronomía”, Renzo Garibaldi, cocinero peruano que se está poniendo de moda gracias a su habilidad para matar vacas mirándolas a los ojos (mientras 8 carniceros la destrozan con sierras eléctricas), ha confesado que no puede contener las lágrimas al cortar las cebollas.

Lo peculiar del caso es que no se sabe si el llanto es provocado por la cebolla o por el tierno corazón de poeta que tiene Renzo. Se sabe que en su haber, tiene tres recetarios de comida peruana escritos en versos endecasílabos. Lo que demostraría que al final no es tan rudo como pensaban o hacía creer con su barba, pantalón jean grueso, camisa a cuadros y calzoncillo de malla de alambre.

El cocinero también contó que en su restaurante la carne se come casi cruda porque le da penita que la res se exponga al calor y sufra más. Aunque le dijimos que el animal no podía sufrir porque estaba muerto, nos increpó nuestra falta de sensibilidad y se retiró por unos momentos a llorar frente al espejo y maquillarse por cuarta vez.

Fuentes cercanas al cocinero, ente otros utensilios, nos han informado que a Garibaldi tampoco le gusta el ceviche con ají porque lastima su fina encía. Sumado a este detalle, tampoco le agrada que el ceviche tenga pescado porque “pobrecitas estas criaturitas del mar”. También descarta la cebolla en el ceviche porque se pone a llorar otra vez y como él es el “Rudo de la Gastronomía”, no quiere que su reputación de malote se venga abajo.

Renzo también anunció que pronto se retirará de la cocina porque lo que él siempre le gustó fue la decoración de interiores. “Al principio lo mío fue la cocina porque de niño jugaba a ‘la cocinita’ con mis amigas del San Silvestre. Pero al parecer mis papás entendieron mal y me matricularon en una escuela de chefs. De mi ropa, solo puedo decir que al principio me decían hipster y no sé en qué momento pasé a ser el tipo rudo”, señaló.

Sobre las fotos en donde Renzo aparece haciendo un picnic con sus tías, tomando té con Madeleine Osterling y bailando de lo más feliz en el Down Town, dijo que son montajes y que denunciará a todo aquel que lo difame o se meta en su vida privada y lo siga por todos los centros de belleza de la capital.

Nuestra plática con el tipo rudo se terminó abruptamente porque se le rompió una uña al intentar echar carbón a una parrilla demasiado limpia. Seguiremos informando.

Facebook Comments

Dejar un Comentario