Compartir

Tía Veneno: “Gastón, no vengas a mi restaurante por favor”

(Fuente Taypa) Luego de haber sido escogido como el mejor lugar para comer en el mundo por un selecto grupo de hambrientos expertos, la tía Veneno ha hecho un pedido público al conocido empresario cocinero: “Gastón, no vengas a mi restaurante por favor, te lo suplico, perderé a mi clientela”, declaró para DL2.

Ante nuestra sorpresa por este pedido de la tía Veneno que va en contra de la corriente, ya que muchos restaurantes morirían por ser visitados por el famoso Gastón, le preguntamos sobre sus motivos, a lo que nos contestó: “Yo no quiero que Gastón venga a visitarme, porque me ha dicho que a donde va él, todo se vuelve más caro y los platos más pequeños. Yo prefiero seguir sirviendo taipá y barato para mis caseritos”.

Preguntamos a algunos de sus clientes acerca de esta decisión de la tía y varios nos indicaron que la doña tiene razón. Un comensal que disfrutaba de un combinado de chanfainita con tallarines nos contó que por su barrió llegó Gastón a un restaurante y desde ahí los vecinos no van porque “Lo que antes vendían un menú a 8 soles, ahora cobran 25 y solo entrada. Si quieres segundo te cuesta el triple. Es más, se llamaba Pepe y ahora se llama Peter, se ha pituqueado. Terrible atentado contra el bolsillo”, nos dijo este comensal mientras se limpiaba con un mondadientes.

 

Si subo mis precios y sirvo menos, ya no soy yo, la gente no me va a querer. Por eso Gastón, deja de buscarme, no te voy a atender”

“Tía, déjame ir pe”

Otro comensal indicó que lo mismo pasó con la Seño María, la que sale con el fotógrafo Gary, que empezó vendiendo cerca al Parque Universitario y ahora que se cree famosa abrió una sucursal en Miraflores en la que vende el mismo Olluquito de dos soles pero ahora cobra 25 y lo llama Souffle de papa lisa y carne de alpaca seca en salsa de curry novoandina acompañado de finas hierbas.

La tía Veneno se despidió de nosotros prometiéndonos que nunca subirá sus precios ni sus platos por el cariño que le tiene la gente y para el bienestar de los bolsillos. Si subo mis precios y sirvo menos, ya no soy yo, la gente no me va a querer. Por eso Gastón, deja de buscarme, no te voy a atender” sentenció la tía mientras cambiaba el aceite porque ya era fin de mes. Te queremos tía y danos yapa siempre.

 

“Mi tía Veneno, el mundo es pequeño para los dos”
Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!