Compartir
Top 5 de por qué Alan García no deja de hablar de la anemia como loquito

Top 5 de por qué Alan García no deja de hablar de la anemia como loquito

En los últimos tiempos bíblicos, el señor de las embajadas, AG, no ha dejado de pronunciarse sobre el tema de la anemia infantil. Más allá del ataque ubérrimo hacia el Gobierno (no vamos a defender a Federico Salazar sin ñataza), hay otros oscuros (como tu corazón) motivos por los que la Rata Gorda no retrocede en su anémica campaña. Te presentamos los cinco motivos más importantes a continuación:

  1. No tiene sangre en la cara: Como sabemos, porque claro, toooooodos sabemos eso, uy sí, uy sí, la anemia se produce por la afectación de los glóbulos rojos, los mismos que no cargan consigo suficiente oxígeno y etcétera y mejor googlea. Bueno, la cosa es que se produce, principalmente, por falta de hierro en el organismo, ya. Sucede pues que a Alan no le queda ni gota de sangre en el caramelo, por eso anda preocupado y ante la falta de oxigenación del cerebro, ya se volvió loco. Más.
  2. Quiere hacer dieta: para evitar la anemia se necesitan ingestas adecuadas de hierro y para ingestar hierro hay que comer y Alan últimamente no deja de hacerlo (así lo denunciaron en la Embajada de Uruguay) y se siente mal por ser el peruano que más traga de entre los 30 millones y por eso culpa al gobierno de que haya anemia porque él, en realidad, se ha tragado las reservas nacionales.
  3. Tiene obsesión por los mariscos de concha: Acá está el detalle más importante, las almejas y los mejillones (comúnmente llamados choros) son altos en hierro, importante para desanemizarse (je) y todos sabemos que Alan se maneja la concha más grande de Sudamérica y Arequipa porque es tremendo mejillón (choro pe’) y ya dijimos que el choro tiene harto hierro (además de cuentas en Andorra) y eso hace que no deje de hablar del tema.
  4. Es un pobre y triste huevón: Eso.
  5. Se olvidó de su primer gobierno: Critica tanto ahora el tema de la anemia (malinformado o con ganas de malinformar) porque se ha olvidado que toda una generación de peruanos creció anémica porque esa porquería de Leche Enci ni era leche ni era Enci, ese pan popular ni era pan ni era popular y esas largas colas para comprar comida ni eran comida pero sí eran colas. Pensá, una generación completa sumida en la miseria de la desnutrición, anémicos como mierda por todos lados pues. Pero el chancho prescriptor ya se olvidó.

¿Conoces algún otro motivo? No te olvides de mencionarlo en los comentarios. (De ese modo nos robamos las ideas y hacemos un segundo post).

Facebook Comments

Dejar un Comentario