Compartir
DIRINCRI arrestó a 10 titiriteros y 20 títeres que hacían apología al terrorismo

DIRINCRI arrestó a 10 titiriteros y 20 títeres que hacían apología al terrorismo

(Ag Encia) “Algunos de esos títeres iban en la mano izquierda y el que los maneja levantaba el puño para hacer su obra. Y bueno, dos de ellos eran ayacuchanos. Esos indicios son suficientes para creer que el titiritero está intentando inculcar la lucha armada en los niños de 4 años”, dijo el ministro tuitero, Daniel Urresti, justificando de este modo la intervención de la DIRINCRI, la DININCRI, la DIAZEPAN y la línea 5 de ORIÓN, en el supuestamente sedicioso teatro infantil: ‘Los pollitos pío pío comen la misma cantidad de maíz’.

En un operativo inusual, Urresti dijo que “los pollitos son abiertamente comunistas por querer igualdad” y por ello capturó a 10 titiriteros, 50 niños de 4 años y a 20 títeres que portaban 50 kilos de marihuana y dos sacos de yeso. Además, se sabe que cinco titiriteros son investigados por la Policía Nacional, a través de Facebook, la bodega de su esquina y sus respectivas casas de citas.

Asimismo, han puesto vigilancia extrema cerca a su emolientero y su cevichero de pota favoritos, han intervenido los teléfonos celulares colocándoles un walkman para grabar las conversaciones y, en el caso de los que tienen pareja, han reemplazado a sus mujeres por algún ‘miembro’ de la gloriosa Policía Nacional Chanca Pulpines.

El ministro, que se dedica a hacer capturas de pantalla a través de su Tuiter, también mencionó -mientras tuiteaba que Kenji es gay- que “los niños hoy en día son muy despiertos, por ejemplo, uno cree que están durmiendo pero no, están despiertos, ellos ya se dan cuenta de las cosas y no podemos permitir que se vuelvan terrucos desde los 4 años, hay que matar a los niños o a los titiriteros o a algún periodista, de vez en cuando es bueno”.

Finalmente, parece ser que la intervención policial fue exitosa y justificada, ya que durante la operación casi militar, donde 800 policías fuertemente armados intervinieron, seis niños se pusieron a llorar, con lo que queda demostrado que se sintieron culpables por acudir a lugares donde el terrorismo campea y el arte no es arte hasta que se demuestre que levantar el puño izquierdo, con títere o sin títere en él, es apología terrorista.

Facebook Comments

About these ads

3 de Comentariosen este Artículo

  1. ¡Felicitaciones al valiente Ministro Urresti por este nuevo éxito contra la delincuencia!
    Esperemos que vaya ahora a las cebicherías para atrapar in fraganti a todos los que piden choros a la chalaca, lo cual es suficiente evidencia para acusarlos por Asociación para Delinquir, ¿de qué forma se puede explicar que un ciudadano honesto pide Choros a menos que planee estar en la senda del delito?
    También es recomendable que el Comando Terna se inflitre de incógnito en el Parque del Amor para detener a los sediciosos que se encargan de “Robar Corazones” a plena luz del día a incautas jovencitas. Ese acto es de peligrosas consecuencias porque como todo el mundo sabe no se puede vivir sin corazón y es doloroso vivir descorazonado.

    Responder
  2. Creo que el Ministro Urresti debe “poner manos a la obra” en el escandaloso caso del estafador Samuel Beckett. En todas las funciones de su obra será posible constatar que los espectadores pagan inútilmente su dinero esperando a Godot, quien nunca aparece. Por otra parte nadie especifica si Godot es un personaje dentro de la obra o un sospechoso cuyo paradero no ha sido encontrado hasta ahora. A menos que venga el ex fiscal de la nación, Carlos Ramos Heredia, a decirnos que se encuentra solicitando asilo político con Martín Belaúnde en Bolivia.
    De cualquier manera me parece que es una estafa la obra “Esperando a Godot” porque el susodicho nunca llega y por tanto obliga a los espectadores a seguir asistiendo a todas las funciones de la temporada para resolver la intriga. Esa carnada es desleal porque uno puede pagar su abono en el teatro durante toda la temporada y no ver resultado alguno. Solicito, por tanto, que el Ministro Urresti se ocupe del asunto enviando un Comando especial del Grupo Terna quienes podrán filmar todas las presentaciones y confirmar que el sospechoso Godot nunca aparece.

    Responder
  3. El Ministro Urresti debe “poner manos a la obra” en el escandaloso caso del estafador Samuel Beckett. En todas las funciones de su obra será posible constatar que los espectadores pagan inútilmente su dinero esperando a Godot, quien nunca aparece. Por otra parte nadie especifica si Godot es un personaje dentro de la obra o un sospechoso cuyo paradero no ha sido encontrado hasta ahora. A menos que venga el ex fiscal de la nación, Carlos Ramos Heredia, a decirnos que se encuentra solicitando asilo político con Martín Belaúnde en Bolivia.
    De cualquier manera me parece que es una estafa la obra “Esperando a Godot” porque el susodicho nunca llega y por tanto obliga a los espectadores a seguir asistiendo a todas las funciones de la temporada para resolver la intriga. Esa carnada es desleal porque uno puede pagar su abono en el teatro durante toda la temporada y no ver resultado alguno. Solicito, por tanto, que el Ministro Urresti se ocupe del asunto enviando un Comando especial del Grupo Terna quienes podrán filmar todas las presentaciones y confirmar que el sospechoso Godot nunca aparece.

    Responder

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!