Compartir
Vargas Llosa: Keiko=SIDA / APRA=Cáncer / PPK=Alzheimer / Toledo=Cirrosis / Vero=Pitufina

Vargas Llosa: Keiko=SIDA / APRA=Cáncer / PPK=Alzheimer / Toledo=Cirrosis / Vero=Pitufina

El destacado padrastro de Enrique Iglesias, el marqués y único sobreviviente del boom latinoamericano de Literatura, Mario Vargas Llosa sigue opinando sobre política peruana debido a que aún tiene DNI y algunos terrenitos en esta tierra que lo vio nacer.

Esta vez lanzó su artillería sobre casi todos los candidatos a las elecciones presidenciales del próximo año y no se salvó ni Verónika Mendoza, la actual musa de la Izquierda peruana que cree que el Perú es Facebook.

“La verdad, ah, creo sigo creyendo que el fujimorismo es el SIDA porque con toda su historia, sus ganas de dictadura y la corrupción que lo circunda, mataría a Perú. Es un mal incurable y sería muy triste enfermar al Perú con Keiko Fujimori”, dijo el connotado autor de El Sexto.

“Con Alan, todos sabemos que es un cáncer. La maquinaria aprista entraría al Estado, se nombrarían entre ellos y ocuparían gran parte de las instituciones y matarían al Perú de un cáncer doloroso. Ya tienen a muchos en la burocracia y lo peor sería dejarles el Gobierno. Sería una leucemia en estado terminal para el Perú”, continuó el autor de Un mundo para Julius y La palabra del mudo.

“Con PPK, la verdad no sé qué sería del Perú. Tal vez en un mes más ya no recuerda ni cómo se llama. Ese señor ha vendido al Perú desde la época de Odría. Ha sido el lobby perfecto. Ha vendido el petróleo, el gas y si fuera por él, vendería toda la Amazonía a las madereras y todo el agua a su país EE.UU. Ojalá decline y se vaya a una casa de reposo a tomar bastante agua de manzana y extracto de habas para el cerebro”, dijo Vargas Llosa, autor de No se lo digas a nadieS.

“En el caso de Alejandro Toledo, la verdad creo que es la cirrosis del país, por obvias razones. Nadie como él para ser un protagonista de Cedro o de un pisco barato. También puede ser la imagen del Centro Victoria o la advertencia en una sesión de Alcohólicos Anónimos. Dicen que bebe siempre para ver bonita a su esposa y la verdad yo haría lo mismo. Me compadezco y apoyo su recuperación y ojalá consiga donante de hígado”, acuñó el autor de La serpiente de oro.

Finalmente, sobre Verónika Mendoza, dijo que “me enternece mucho ver a tanto crédulo en las redes sociales donde la Izquierda ya se ve en la segunda vuelta. Verónika me parece una pitufina sobreacogedora, rodeada de pitufos tontines. La verdad es bueno soñar, pero no tanto porque despertar puede ser tan duro como Kukín y Roberto Challe. Sin embargo creo que la Izquierda va por buen camino y si sigue con ese ánimo, de aquí a unos 60 años tendría chance para ocupar un tercer puesto”.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!