Compartir
Vargas Llosa sobre su separación: “Cacasenos, ¿en qué momento les jodió mi estado sentimental?”

Vargas Llosa sobre su separación: “Cacasenos, ¿en qué momento les jodió mi estado sentimental?”

Luego de la separación más sonada de los últimos años (no, claro que no nos referimos al rompimiento de Micky Gonzales con la Celine Aguirre), la de Mario Vargas Llosa y su esposa-prima Patricia Llosa, muchas críticas le han llovido al escritor peruano, como si hubiese representado siempre al ejemplo para todas las parejas peruanas. Por ello, nuestro único Nobel decidió defenderse.

“Con todo respeto a los peruanos que me critican, les respondo que son unos metiches graduados, unas Ña Catitas con ventana, antiapóstatas beligerantes y un horda vorágine de cacasenos sin vida propia”, así empezó el laureado escritor su carta enviada a El País de España y leída y comentada en Amor Amor Amor, con efectos de sonido.

“¿Desde cuánto les importó con quién comparto el lecho matrimonial, ah? ¿Desde cuándo yo he sido el ejemplo entre los conyuges si he estado antes con mi tía y ahora con mi prima hermana? Si antes no me importaron las críticas, ¿creen que ahora sí? ¿Ah? ¿Zavalitas, en qué momento les jodió mi estado sentimental?”, agregó MVLL, mientras Peluchín se apretaba el pecho y todos los periodistas de espectáculos ideaban su portada de mañana.

“Yo he ganado un Nobel para ustedes, para todo el Perú y también para mi tierra Arequipa. En cambio, ¿ustedes qué han ganado para mí? Ustedes no ganarían ni los juegos florales de un colegio de primaria, tira de concupiscentes tras biombos, con moralina de proxeneta, ah, ustedes no tienen moral para criticarme”, leía Peluchín mientras llegaba al éxtasis a pesar de que no entendía casi nada.

“Mequetrefes, insanos, ah, mercenarios de la moral. Todos ellos trafican con la vida privada y los peores son los consumidores de esa sociedad del espectáculo. Ahora yo soy la caca de elefante, exhibida en un diario de cincuenta centavos. Ojalá que por lo menos algún joven o niño se interese por mis obras y finalmente me juzguen por ellas y no por lo que hago o dejo de hacer en el catre”, concluyó el escritor, no sin antes dedicar una postdata: “Nos vemos en la Casa Verde ahora que soy soltero y hago lo que quiero”.

Facebook Comments

About these ads

¡No comentes! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Nooooooo!